domingo, 7 de septiembre de 2014

La tragedia de los Hernández


TOPICOS
El ingeniero César Hernández Acosta, presidente encargado de CVG Edelca, su hermano el pediatra y político parlamentario Carlos Hernández Acosta (en la foto), sus respectivas esposas, dos hijos menores, otros miembros de la familia y la tripulación, perecieron el lunes 13 de octubre de 1991, al incendiarse y estrellarse un helicóptero de la empresa cevegista en la Gran Sabana.

En total viajaban 12 personas a bordo del helicóptero de Edelca, pilotado por el capitán Miguel León Bastardo, cubriendo vuelo entre el paisaje del río Aponguao y Luedpa. El resto de la tripulación estaba integrado por el copiloto Erick Monsalve y el técnico Abdel Antonio Espejo. Al igual que los nombrados, perecieron Esther, esposa del encargado de la presidencia de Edelca y su hijo de 2 años Carlos Eduardo; Isabel Rivero, esposa del pediatra Carlos Hernández Acosta; Isabel Hernández, viuda del ministro de Energía y Minas Valentín Hernández Acosta; David Nerkl, casado con Viviana Hernández, hija del ex ministro Valentín Hernández; y su hijo David Gustavo, de un año.
Según el SAAR, el helicóptero de Edelca se estrelló a causa de un incendio en la parte mecánica del aparato que habría causado pánico al veterano piloto Miguel León Bastardo y, por consiguiente, pérdida del control.
Este accidente trágico de toda una familia oriunda de San Fernando de Apure, pero con vinculaciones familiares muy arraigadas en Guayana y Caracas causó sensible consternación, especialmente en el caso del pediatra Carlos Hernández Acosta por su trayectoria profesional en el campo de la medicina pediátrica y por su connotación política como senador de la república.
El doctor Carlos Hernández Acosta ejerció su profesión de médico pediatra durante 36 años en Ciudad Bolívar luego de hacer su pasantía de recién grado en la isla de Margarita.
Hijo de Valentín Hernández, apureño y Lola Acosta, matrona guayanesa, nació en San Fernando de Apure el 5 de marzo de 1924. Estudió bachillerato y medicina en Caracas y durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez continuó sus estudios en España, donde recibió el título de Doctor en Ciencias Médicas en la Universidad Central de Madrid en 1953.
Regresó a Venezuela en 1954 y contrajo nupcias con Isabel Rivero,  hija de Luís Rivero, cirujano y poeta caraqueño.
En Ciudad Bolívar inició su trabajo como médico residente del recién inaugurado Hospital Ruiz y Páez en la avenida Germania en 1955. Realizó cursos de Emergencia Pediátrica en Barquisimeto en 1957. Se convirtió en el fundador del Servicio de Hidratación Pediátrica del Hospital Ruiz y Páez. Austero, explosivo, gago aun cuando sus pacientes le entendían, de impecable blanco siempre. Trabajó como pediatra de referencia regional en esta ciudad durante 36 años.
Como médico ejerció la jefatura del Servicio de Pediatría tanto en el Hospital Ruiz y Páez y Hospital Héctor Noel Joubert del IVSS. 

En política fue de aquélla época de políticos honestos que trabajaban en función del desarrollo del país y no de su enriquecimiento personal. Orgulloso de sus hermanos: Valentín Hernández, ministro de Minas e Hidrocarburos involucrado en grandes obras de desarrollo de nuestro país así como en la nacionalización petrolera. César Hernández, directivo de empresas básicas, Otto Hernández, viceministro de Obras Públicas todos ellos ejemplo de integridad personal.

Se desempeñó entre otros cargos: como presidente del Colegio de Médicos del estado Bolívar en dos períodos. Premio Nacional de Pediatría Pastor Oropeza, otorgado por la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría en septiembre de 1991 Fue senador al Congreso Nacional en dos oportunidades. Presidente del Consejo municipal del Distrito Heres, diputado al Congreso Nacional. Secretario general del partido Acción Democrática.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario