sábado, 13 de septiembre de 2014

Asalto a Transvalcar

El 25 de noviembre de 1992 un grupo de hombres armados asaltaron en plena pista del aeropuerto Manuel Piar de Ciudad Guayana, a una avioneta del transporte de valores “Transvalcar” y la despojaron de 86 millones de bolívares.
Durante la operación el grupo de delincuentes accionó mortalmente sus armas contra cuatro tripulantes de la avioneta, pero los integrantes del grupo que logísticamente planificaron muy bien la operación desaparecieron emigrando unos hacia el exterior y otros que fueron capturados aquí.
Fueron identificados como Juan José Avendaño, (a) “El Capitán Avendaño”; Luis Enrique Martínez Ojeda, Abel Antonio Rodríguez Rangel, e Ivone Martínez Sortijo, luego que se refugiaron en Costa Rica a cuyo gobierno los cuerpos judiciales pidieron la extradición.
Ellos además de Reiner Rivero y los Hermanos Piñero, capturados en Venezuela. Los Hermanos Piñero recobrarían su libertad bajo fianza, diciembre de 1998.
Los que se refugiaron en Costa Rica fueron deportados por el gobierno de ese país tras habérseles comprobado que estaban implicados en un total de 7 asaltos y 3 homicidios, incluyendo el asalto al avión de Transvalcar.
Desde entonces los asaltos han continuado ejecutándose por comandos armados bien equipados que superan en habilidad y destreza a quienes están legalmente destinados para frenarlos.
El más peligroso y veterano de esta banda fue sin duda Oswaldo Martínez Ojeda muerto en febrero de 2010 durante un operativo policial en Guacara del Estado Carabobo.
Dentro de su abultada hoja criminal figuraban más de mil asaltos, el asesinato de tres efectivos de la GN, dos inspectores de la policía científica, dos custodios, el robo a 43 camiones blindados, al asalto al avión de Transvalcar, decenas de joyerías y el robo a una fortificada sede de transporte de valores. Fue un experto en fugas.
Martínez Ojeda no fue un vulgar ladrón. Había estudiado geología, hablaba tres idiomas y viajado por varios países de Europa. Estuvo en Afganistán, donde se enroló 5 años con grupos independentistas antisoviéticos. Aprendió técnicas de supervivencia, guerra de guerrillas y manejo de aeronaves.
En 1985 acumuló una docena de asaltos a bancos en Caracas. Ya era el hampón más buscado. El 14/1/86 fue apresado en flagrancia durante un robo y fue enviado al penal de Tocuyito; pero tres meses después logró evadirse por un túnel junto a peligrosos antisociales.
El 8 de diciembre de ese mismo año fue recapturado y enviado a la cárcel de Los Teques, donde volvió a evadirse junto a otros presos. En noviembre de 1987 el comisario Iván Simonovis lo identificó cuando merodeaba una joyería en un mall, logró capturarlo y fue recluido en La Planta. Días después su celda amaneció vacía.
El 25/11/92 reapareció en el aeropuerto de Puerto Ordaz junto a su hermano Luis Enrique, Juan José Avendaño Aular, alias "capitán Avendaño" y otros antisociales. Con granadas asaltaron el avión de Transvalcar. Asesinaron al piloto, copiloto, a dos vigilantes y cargaron con 86 millones de bolívares en billetes y lingotes de oro.
La banda huyó a Costa Rica, donde montaron una arepera como fachada.
En 1994 funcionarios de Interpol capturaron a su hermano Luis Enrique, a su cuñado Luis Sánchez Díaz, Abel Rodríguez Rangel y al "capitán Avendaño". El escurridizo Martínez Ojeda logró escapar a México, pero fue detenido al resultar herido cuando intentaba vender una pistola a unos narcotraficantes. Luego fue deportado. Todos fueron enviados a la cárcel de El Dorado.
El astuto criminal nacido en 1953 en Puerto Cabello, alistó a un hermano, un cuñado, tres sobrinos y dos de sus hijos en el mundo delictivo. Todos ellos, al igual que su consejero, fallecieron de la manera violenta como transcurrieron sus vidas.

1 comentario: