domingo, 14 de abril de 2013

TÓPICOS Y SEMBLANZAS / Comentarios


TÓPICOS Y SEMBLANZAS/Américo FernándezPDFImprimirE-mail
Domingo, 14 de Abril de 2013
Comentario XXI
Lic. Américo Fernández: He leído con atención algunos de sus interesantes artículos donde menciona al general Marcelino Torres García. Mi interés radica, además de conocer la historia “menuda” que nos ayuda a comprender mejor la historia “grande”, en que mi esposa es hija de un descendiente del mencionado general.
Siempre me llamaron la atención las anécdotas de mi suegro, quien aún vive (74 años) en Maracay, estado Aragua, sobre un familiar que había sido presidente del estado Bolívar “en tiempos de Juan Vicente Gómez”. Esto me llevó a indagar en internet y es donde encuentro sus publicaciones y las de la poeta Guillermina (Mimina) Rodríguez Lezama. Ni mencionar la alegría del padre de mi esposa, cuyo nombre es Felipe Aniceto Torres Muñoz (FATM), nacido en Upata, cuando le leí sus trabajos y demostrarnos que él no mentía; es un hombre muy sencillo que fue obrero toda su vida y se encuentra delicado de salud.
Según FATM, Marcelino era hijo de un hermano de su abuelo paterno. El padre de Marcelino era Marcelo Torres Guzmán y el abuelo de FATM era Claro Antonio Torres Guzmán. Estos procedían de El Chaparro, estado Anzoátegui, donde eran hacendados importantes. Llegaron al estado Bolívar (Upata y Santa Rosa) “huyendo de las tropas del general Cipriano Castro”.
Además de Marcelino, Marcelo Torres Guzmán tuvo otros hijos: Gregorio, Gumersindo, Petra y Eufemia Torres García (¿?). Las últimas eran “morochas”. Marcelino estudió en Trinidad de manera que dominaba el inglés. Se casó con Mercedes (FATM no recuerda su apellido de soltera) quien murió relativamente joven. Con ella tuvo varios hijos: Marcelino (Sambito), quien recibió un tiro en un ojo por causas que FATM desconoce; dos varones más: uno que se fue a España a estudiar medicina y se quedó allá y otro “que no era mentalmente sano”; y dos hembras: Marta y Lina. Marta se casó con un Sr. de apellido Correa y procreó a una niña de nombre Mercedes.
Hay dos anécdotas que FATM siempre me cuenta: 1. Marcelino y el general “Nato” Salazar se enfrentaron en batalla en Las Chicharras a Angelito Lanza. Nato murió después de ganar la batalla a manos de un francotirador francés.
2. Siendo Cipriano Castro presidente, Marcelino estaba huyendo y se “escondió” en una hacienda en el estado Anzoátegui. Se cambió el nombre y decía que era oriundo del Amazonas. Un día, con el administrador o dueño de la hacienda ausente, se requería llenar una forma (guía) para el traslado de unas cabezas de ganado a un matadero. Nadie sabía escribir y Marcelino se ofreció a hacerlo. Cuando pasaron por una alcabala reconocieron su letra y preguntaron a los encargados del envío de dónde venían. Cuando los enviados del gobierno se presentaron a la hacienda para capturarlo le preguntaron: ¿Ud. es Marcelino?, a lo que respondió: No. ¡Yo soy el general Marcelino Torres García!
¿De dónde obtuvo mi suegro esta información? De boca del mismo Marcelino y de su hermano Gregorio quienes visitaban con cierta frecuencia (éste último más) la casa familiar en Santa Rosa.
Hay ciertos cabos sueltos: de acuerdo con Mimina Rodríguez Lezama, Marcelino tuvo un hijo de nombre Francisco el cual no lo reseña FATM. De acuerdo con la misma poeta, también tuvo un hijo llamado Manuel Torres Rendón que no puedo relacionar con Mercedes, la esposa de Marcelino, por desconocer su apellido de soltera. Manuel Torres Rendón y Flor Lezama Gonzalo eran los padres de Julio César Torres Lezama, medio hermano de Mimina.
Espero que estas informaciones contribuyan a enriquecer sus investigaciones y, en retribución, le solicito modestamente cualquier dato que me permita esclarecer más la relación genealógica con el mencionado personaje que, por lo que he leído en sus trabajos, tuvo, para bien o para mal, más influencia histórica en el estado Bolívar de lo que piensa mi suegro. Atentamente, Bernardo Rodríguez berch.872@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario