lunes, 22 de abril de 2013

La atleta bolivarense Gisela Vidal

Gisela Vidal y Héctor Thomas, dos figuras venezolanas del deporte nacional, con excelente figuración en los Juegos Internacionales de Winnipeg (Canadá),  la primera nativa de Ciudad Bolívar y el segundo de El Callao, recibieron testimonio de agradecimiento y orgullo de sus conterráneos el 19 de septiembre de 1967.
            Un acuerdo de la Asamblea Legislativa, entregado por su presidente Róger González, en sesión solemne, testimonia a estos atletas el reconocimiento público por la meritoria labor cumplida en el ejercicio y representación internacional del deporte venezolano.
            En la misma sesión, el Presidente encargado del Concejo Municipal de Heres, otorgó una medalla de oro a Gisela Vidal, nativa de Ciudad Bolívar y una Medalla de Oro otorgada a su vez al atleta Héctor Thomas, por el Concejo Municipal del Distrito Roscio y la Junta Comunal de El Callao
            Inmediatamente después, Gisela Vidal lanzó la primera bola del primer juego del play off por el Campeonato Estadal Doble A, entre los equipos del MOP y Macagua.  Posteriormente, el Presidente de la Legislatura y Presidente del IND, César Gil Páez, acompañaron a Héctor Tomas hasta El Callao para compartir con sus paisanos en el Estadio bautizado con su nombre.
            Abelardo Raidi, Presidente Nacional del Círculo Deportivo, quien estaba invitado para el discurso en la sesión de la Legislatura, no pudo llegar y en su lugar lo hizo el Presidente de la Asamblea Legislativa, quien entre otros aspectos del tema deportivo abordado, señaló que “parece ser que el sendero magnífico de estos atletas internacionales va sirviendo de estímulo y aliciente, especialmente el sector juvenil al que vemos con marcado interés el progreso observado en diferentes disciplinas”
            Se refería Róger González a la representación del Estado Bolívar titulada en esos días Campeón Juvenil en el campeonato nacional celebrado en Anzoátegui y al equipo juvenil de fútbol de El Callao que había logrado el tercer puesto  en el evento nacional celebrado en Guanare.
            Gisela Vidal, nacida en Maipure de Ciudad Bolívar en 1940, era una estudiante de odontología en la Universidad Central de Venezuela cuando descubrió que sus píes veloces la llevarían lejos. Había practicado algo de gimnasia en Ciudad Bolívar y otro tanto de voleibol en Maracay. Luego de representar el blanco y tinto de los odontólogos, alcanzó en los Juegos Nacionales del 1961 su primera marca nacional: 5,20 en salto largo. Ese mismo año partió a los Juegos Bolivarianos  celebrados Colombia, donde alcanzó medalla de plata en salto largo, además de obtener cuarto lugar en los 100 metros planos. Consiguió también el bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, nuevamente en salto largo.
Electa tres veces Atleta del Año, participó también en el Campeonato Iberoamericano en España y los Juegos Panamericanos de Sao Paulo 63 Winnipeg 67 (medallas de plata), en éste estableció record  nacional con 6.20 metros en salto largo, una marca que permaneció insuperada durante 32 años. Se retiró en 1968, lo hizo dejando de lado una de sus metas principales: los Juegos Olímpicos México 1968.  “No me retiré, me retiraron con una suspensión”, dijo años después.
Gisela Vidal ganó casi tres veces concesivas el Premio YNCA 1964-1965 1967, como Buen Deportista de Venezuela.  Este premio fue creado en 1954 para “contribuir al desarrollo integral del individuo sin distinción de etnia, credo ni condición social”. Se otorga anualmente a  atletas,  con el fin de resaltar su espíritu deportivo, condiciones morales, características de buen ciudadano e incentivar su desarrollo como ejemplo para la juventud, así como su positiva acción en la comunidad.  Asimismo que el “Buen Deportista de Venezuela” posea una notable trayectoria y antigüedad.




1 comentario:

  1. Hay una bellísima foto de Gisela Vidal en la cartelera del YMCA de San Bernardino que está en riesgo de perderse por falta de mantenimiento. Sale ella con unos lentes masculinos sobre la nariz (imagino que del fotógrafo) mirando por encima de ellos. Los cultores de la atleta deberían rescatar esa foto.

    ResponderEliminar