jueves, 9 de agosto de 2012

Cámara de Radio y TV


 
B1topicos
El 6 de mayo de 1958, el ministro de Comunicaciones, doctor Oscar Machado Zuloaga, instaló en el Auditorio Simón Rodríguez de Ciudad Bolívar la IX Convención Nacional de la Cámara de Radio y Televisión.

La Cámara respiraba otros aires con la reciente caída del régimen de Marcos Pérez Jiménez y los gremios aprovechaban el momento para castigar a quienes se prestaron a servir al gobierno autoritario en situaciones desfavorables a las libertades públicas.

De allí que uno de los acuerdos de la Cámara de Radio y Televisión haya estado dirigido contra Armando Baralt, director de “Ecos del Zulia”, a quien execraron del gremio. Otro tanto hacían gremios como la Asociación Venezolana de Periodistas que execró a aquellos profesionales que se entregaron servilmente al régimen.

Era la época de oro de la radio y la televisión, pero en Venezuela estaba aún en pañales a pesar de que nuestro país después de Cuba fue el primero de América en tenerla. La TV apareció en 1952 y se unió a la cámara de Radio que había sido fundada dos años antes con 45 radiodifusores. Posteriormente la TV se separó de la radio y se individualizaron las dos cámaras por criterios de generación.

A pesar de los momentos de gloria que vivió la radio difusión en los años 50 y 60, su empuje disminuyó con la aparición de la TV y pasó a ser considerada como medio secundario. Se replegó en vez de luchar como bien lo hizo la radio de Colombia. Pero últimamente con los adelantos de la cibernética y el surgimiento de las Estaciones en Frecuencia Modulada, las estaciones de radio han proliferado, la competencia se ha expandido y la radio difusión en general ha vuelto a su estabilidad, aunque amenazada desde el Congreso por la llamada Ley de Contenidos.

La segunda vez que se reunió en Ciudad Bolívar la Cámara Venezolana de la Industria de la Radiodifusión, ya sin abarcar la Televisión, fue del 23 al 26 de mayo de 1990, en la que se debatió ampliamente el advenimiento de las emisoras de Frecuencia Modulada (FM), que tal como fue previsto entonces en esa cuadragésima primera Convención Nacional, terminaría por invadir el espectro radial hasta los más distantes municipios de Venezuela desplazando a las tradicionales e históricas radio de amplitud modulada (AM).

No era que la Convención estuviese contra las FM sino que el Estado debía planificarlo mejor. Al fin concluyó en que la FM, nacían en un momento difícil para la sobrevivencia, por lo que sus propietarios, luego de una fuerte inversión se la estaban ingeniando para seguir adelante. De aquí que la doctora Marieta Hernández se dirigiera al Ministro Augusto Farías Viso, allí presente, para que tratara de hacer menos difícil la situación de las FM gestionando ante el gobierno una modificación del Decreto 239 a objeto de que los cortes comerciales limitados a dos durante una hora para las FM, fueran elevados por lo menos a tres cortes. En la AM los cortes comerciales-no tenían límites o, en todo caso, el límite lo imponía la calidad de la emisora como sucedía con Radio Capital y Radio Caracas.

Cuando se reunió esta Convención, en el país operaban 180 radios AM y 50 FM. La pregunta que se planteaban los convencionistas era si se podían considerar demasiadas o insuficientes. Para directivos de la Cámara de la Industria de la Radiodifusión, como para su presidenta, doctora Marietta Hernández de Gómez, ese no era el problema sino que el Gobierno no debía otorgar concesiones con el criterio discriminatorio y desordenado que estaba prevaleciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario