domingo, 7 de agosto de 2016

Remigio Femayor, héroe guayanés fusilado en la Plaza de Angostura

Remigio Femayor fue un soldado guayanés que se distinguió en la Guerra de Independencia y que al igual que el general Manuel Piar, a quien estuvo adherido, fue pasado por las armas en le Plaza Mayor de Angostura, precisamente en plenas festividades de la patrona Nuestra Señora de las Nieves.  ¡Qué Ironía!   ¿Quién lo recuerda? Sin embargo, otros pseudo patriotas, tienen plazas, calles y avenidas con su nombre y hasta bustos y efigies.
Remigio Femayor sirvió a la República desde 1811 como soldado de caballería, haciendo luego, en 1812, la campaña sobre Guayana a las órdenes del coronel Manuel Villapol; en 1815, la segunda, con José Tadeo Monagas, quien lo ascendió a Capitán de caballería. En 1816 siguió con Piar a la tercera campaña so­bre el Orinoco. Ascendido a Teniente Coronel, fue jefe del escuadrón Guardia de Honor. Concurrió a la batalla de Sanfélix, donde se distin­guió al lado de Piar cuando éste en persona decidió la acción con una carga formidable de caballería. Femayor siguió prestando sus servicios a la causa de la Patria hasta alcanzar el grado de Coronel.
Contrajo matrimonio con Marta Infante, hermana del coronel Juan Infante, también prócer de la Independencia, y de ese enlace nacieron cinco  hijos: Manuel, Gregorio, José, Pedro y Calixta que quedaron pequeños y además desamparados porque la Madre al presenciar el fusilamiento de su esposo perdió la razón.
Treinta años más tarde,  se distinguió el tercero de sus hijos, Pedro por su valor personal durante la Guerra Federal hasta su asesinato en Tabasca el 19 de mayo de 1861por las fuerzas del Gobierno al mando del comandante Ángel Núñez.  Pedro Femayor fue uno de los valientes compañeros de Tiburcio Lira en la guerra Federal. Su hermano mayor, Gregorio, que fue el primogénito, fué bautizado en Angostura en 1819, por su padrino el general Manuel Sedeño. 
El fusilamiento de Remigio Femayor en la Plaza de Angostura ocurrió al mismo tiempo con sus soldados Teniente Nicolás Quiroga sargento Justo Prieto y soldado Pedro Vargas, sin fórmula de juicio, por disposición arbitraria del General Pedro Hernández, comandante de operaciones de Guayana a raíz de la separación de Venezuela de la Gran Colombia.  El Coronel Remigio Femayor se había puesto al lado de la sublevación de José Tadeo Monagas, partidario de la integración grancolombiana concebida por El Libertador. Más luego, convencido personalmente por José Antonio Páez,  Monagas desistió de su rebelión amparado por una amnistía total, la cual burló Hernández llevando a Femayor al paredón.
Eusebio Afanador, en su carácter de Gobernador, protestó contra tales crímenes en nota fecha 7 de octubre del mismo  año, dirigida al Gobierno Supremo de la Republica, y poco después se separó de la Gobernación.
El General Pedro Hernández (1792), verdugo de Femayor, era nativo de El Chaparro, parroquia de Barcelona. Empezó sus servicios en 1811 en la Caballería patriota. El año siguiente marchó en la expedición contra Angostura. Fracasado el intento, recaló a Maturín, donde en 1813 sirvió a las órdenes de Piar cuando la heroica defensa de esa ciudad. En 1811, a las órdenes de Bermúdez en la  misma población. En 1815, con Sedeño hizo la campaña sobre Guayana con el grado de Capitán de caballería.
En 1816 se incorporó al ejército del general Piar, ya con el grado de
Coronel, y continuó toda la campaña a  las órdenes de ese jefe hasta
ser uno de los vencedores en Sanfélix, el 11 de abril de 1817. Fue uno
de los libertadores de Guayana. Enriquecido desde fines de octubre
de ese año, se fue para Caicara de Orinoco, donde se quedó residiendo.
Allí contrajo matrimonio con Luciana Tablantes en 1818, y apartado
por completo del servicio en 1820, se concretó a fomentar sus cuan-
tiosos intereses hasta que, ascendido a General de Brigada por Páez
en 1829, volvió al servicio y apoyó eficazmente la revolución separa‑
tista de ese año, haciendo levantar el pronunciamiento de Caicara
el 18 de enero de 1830. Consumada la disolución de Colombia, se su‑
blevó en Angostura, el 19 de febrero de 1831, el coronel Remigio Fe‑
mayor, enemigo personal de Hernández, también de los vencedores en Sanfélix y de los leales oficiales de Piar, pidiendo la integridad colombiana. Nombrado Hernández Comandante General de la Provincia
de Guayana, marchó sobre él; pero Femayor evacuó la plaza y se fue
sobre Caicara. Pacificado el país tras la amnistía de junio, regresó
Femayor a Angostura, donde residía su familia, retirado en absoluto
de los asuntos públicos. Allí le redujo Hernández a prisión y le fusiló
6 de agosto, junto con tres de sus compañeros de armas en la Plaza donde se alzó el cadalso de Piar.  Hernández falleció, sin sucesión, en Cabruta el día 20 de febrero de 1847, según documento de su viuda, en que pide licencia al     Obispo de Guayana para sepultar en la iglesia Catedral los restos del marido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada