viernes, 5 de agosto de 2016

Carlos Raúl Villanueva y la UCV


Los profesionales egresados de la Universidad Central de Venezuela se congregaron en la Plaza Miranda de Ciudad Bolívar, para rendir homenaje a la más alta y antigua casa de estudios con motivo de la decisión de la UNESCO de declararla Patrimonio Cultural de la Humanidad.
         El Comité de la Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO) tomó la decisión en su XXIV sesión anual, por la cual la UCV pasó a formar parte de la lista  de los 630 lugares de valor universal, hecho que le imprime gran significación a la obra del insigne arquitecto y urbanista venezolano Carlos Raúl Villanueva, quien falleció en Caracas en agosto de 1975,  dos años después de haberse inaugurado su última obra: el Museo de Arte Moderno Jesús Soto.
         Entre los elementos que la UNESCO tomó en cuenta en el momento de las postulaciones fue la visión global de la Ciudad Universitaria de Caracas, obra arquitectónica y artística de planificación moderna y ejemplo de ingeniosa interpretación de los espacios en armonía con el ambiente tropical.
         El proyecto de la Ciudad Universitaria comenzó en 1944 y se desarrolló durante los 16 años siguientes.  El más notable grupo arquitectónico lo constituye aquí el Aula Magna y la Biblioteca, unidas con la plaza cubierta y donde los espacios se definen por la presencia de los jardines y de las obras de arte moderno realizadas por artistas nacionales y extranjeros.
         El acuerdo de la UNESCO coincide con el centenario del natalicio de Carlos Raúl Villanueva cumplido el 30 de mayo y celebrado también en Venezuela con gran despliegue, pues Villanueva no sólo es el arquitecto de la Ciudad Universitaria, sino de muchas otras obras ejecutadas en Caracas y varias ciudades del país, obras referenciales  como los bloques de El Silencio, el Museo de Bellas Artes, la Urbanización Urdaneta en Maracaibo, el Hotel Jardín en Maracay y el Museo de Arte Moderno Jesús Soto en Ciudad Bolívar.  La Casa de la Cultura de la capital bolivarense fue la primera en rendirle homenaje al Maestro Villanueva al bautizarla la junta directiva con su nombre.
         Es oportuno decir que, además de la UCV como Patrimonio Cultural de la Humanidad, gozan del mismo privilegio universal en Venezuela, la Ciudad de Coro y el Parque Nacional Canaima en Guayana.
         La Junta Nacional Protectora y Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación elevó a fines de los años setenta una petición a la UNESCO para que el casco o centro urbano de Ciudad Bolívar fuera igualmente declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por su valor arquitectónico y artístico, su topografía, gran frente de agua y notable presencia en los anales históricos de Venezuela y si tal aspiración no ha prosperado es porque el proceso de revitalización que se inició en 1986 con la colaboración del Instituto de Cooperación Iberoamericana se ha estancado y la Ordenanza respectiva que lo rige, reiteradamente violada por inconsciencia de extranjeros que lo habitan y desidia de las propias autoridades.
         Otra obra en Ciudad Bolívar con el sello del arquitecto Carlos Raúl Villanueva es la Urbanización Vista Hermosa levantada en los años cincuenta, pero es el edificio del Museo Soto su última obra llevada a feliz términos durante la administración del arquitecto Manuel Garrido Mendoza, quien fue su alumno y a quien vemos en la fotografía recibiéndolo en la terminal del aeropuerto el día que vino para suscribir el contrato de ejecución con el Ejecutivo Regional.
         En esa ocasión, sentados en el Paseo Orinoco, pregunté al maestro ¿Qué hacemos con El Mirador?, entonces un restaurante efervescente, pero relajado.  Respondió al rompe: “Yo le pasaría un tractor”.
                 
          


1 comentario:

  1. Excelente reportaje. Como siempre de gran contenido cultural y muy nacionalista.

    ResponderEliminar