lunes, 15 de agosto de 2016

El Colegión


“El Colegión” que era una escuela primaria graduada sostenida por el Gobierno Regional siguiendo la política que sobre educación gratuita impuso Juan Bautista Dalla Costa en el siglo diecinueve, funcionaba en la parte baja del edificio colonial que sirvió de asiento al Congreso de Angostura
         Allí permaneció hasta  1912 que la absorbió el Ministerio de Instrucción  y lo transformó en la Escuela graduada “Tomás de Heres” que los profesores Alejandro Fuenmayor y el Bachiller Ramón Antonio Pérez trasladaron a la Casa Piar.
         El amigo José Vicente Mariño, quien formaba parte del Consejo Editorial de la revista Rasmia (impreso) y Códice (virtual), me pidió en cierta ocasión por correo electrónico, a nombre de la Escuela que en Ciudad Guayana lleva el nombre del Bachiller Felipe Hernández, escribiera sobre el Colegión y este personaje, del que nada o escasamente se sabía en la institución.  Eso pasaba con otras escuelas o liceos como el de El Palmar que lleva el nombre del doctor José Eugenio Sánchez Afanador, porque ha sido conducta tan reiterada como criticada del Ministerio respectivo y de la Dirección de Educación del Estado, no suministrar los datos biográficos  ni el retrato del personaje escogido para identificar los planteles.
Yo tampoco sabía mucho de FH en el momento y para enterarme tuve, incluso,  que ir hasta el cementerio colonial donde se hallan sus restos desde el 31 de agosto de 1939 que lo sepultaron sin Juana, su compañera que pudo sobrevivirlo hasta diez años después.
Nativo de Ciudad Bolívar, el bachiller Felipe Hernández destaca entre los maestros de la capital angostureña que hasta muy avanzado el siglo veinte  ejercieron el magisterio como un apostolado.  Casado con Juanita Natera, tía de Don Brígido Natera Ricci, fundador del diario El Bolivarense, Felipe Hernández fue maestro del Colegión cuando este funcionaba en la Casa del Congreso de Angostura.  En la histórica casona se prestaba entonces para dar cabida a los tres niveles de la educación pública.  En la parte baja que da con la calle Bolívar (aquí la foto) funcionaba la primaria y en la parte alta frente a la Plaza Bolívar, la secundaria y hasta principios del siglo veinte la educación universitaria.
         Hernández fue también director fundador de la Escuela Nacional Joaquín Moreno de Mendoza, creada en 1936 y por cuyas aulas pasaron Jesús Soto, Rafael Pineda José Sánchez Negrón, Vicente Latorraca, Brígido y Alejandro Natrera Contreras, Mario Jiménez Gambús, entre otros destacados profesionales.
         La Escuela Joaquín Moreno de Mendoza fue transferida al Municipio La Paragua para darle paso al Grupo Escolar Estado Mérida, un edificio modelo construido en los antiguos predios de la Ciudad Perdida durante el gobierno de Isaías Medina Angrita, pero que no pudo inaugurar el Presidente porque lo derrocaron el 18 de octubre del 45.
         Dos Escuelas, una en Ciudad Guayana y otra en Ciudad Bolívar, llevan el nombre de este distinguido maestro bolivarense, padre del médico Felipe  Hernández Natera, quien estudió en el Colegio Federal de Varones.  Luego prosiguió en la Universidad Central de Venezuela donde se graduó en 1934 de médico cirujano.  Posteriormente se especializó en ginecología.  Asistió a varios Congresos científicos y ejerció como cirujano de la Plaza de Toros de Caracas, donde tuvo ocasión de demostrar su capacidad profesional y habilidad con el escalpelo, en la operación de la ligadura femoral en el novillero Pepe Luis Vásquez.  Fundó una Clínica en Caracas para tratar la esterilidad y otros padecimientos propios de la mujer.  Algunos de sus trabajos científicos fueron publicados en la Gaceta Bayer.  Miembro fundador de la Comisión Pro Banco de Sangre del Estado Bolívar en Caracas y Presidente de la Casa Orinoco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada