jueves, 5 de enero de 2012

Pancho Villa ¿venezolano?


El vespertino El Luchador de los hermanos Suegar, en su edición del 22 de mayo de 1914 -año en que el revolucionario mexicano se pasó para el movimiento zapatista- da a conocer para sorpresa de muchos, que Pancho Villa era un jefe venezolano insurrecto en México contra el gobierno del General Huerta y que nació en Cagua la vieja (estado Aragua) en 1870.

Hizo su primera campaña en 1892 bajo las órdenes del general Manuel Ascanio (El Mocho) sobresaliendo como valeroso en la sagrada “La Voladora” del general Antonio Fernández, en la que servía como simple teniente:

“Fue herido en esa misma fecha con machete en la oreja izquierda en el asalto a Mucuchíes dado por el bravo Ferrer. Fueron sus compadres Alejo Villa Ríos y Demetrio Ferrer. Meses antes de irse para México en 1892, en una cajetilla de cigarrillos El Espartaco figuraba su retrato. Hoy tiene bajo sus órdenes 25 mil hombres en México. Van pues dos venezolanos que han descollado en la carrera de las armas fuera de su patria por su valor y bizarría, el general Villa y Emiglio Hernández en la guerra ruso-japonesa de aquella fecha”.

Pero según varios esbozos biográficos vertidos en internet, Pancho Villa, cuyo nombre legítimo era el de Doroteo Arango Arámbula, nació en San Juan del Río, Durango en 1876. Era un humilde campesino con escasa formación, cuando estalló la Revolución de 1910. Llevaba varios años de fugitivo en las montañas por asesinar a uno de los propietarios de la hacienda donde trabajaba.

Enseguida Pancho Villa se unió a Madero en su lucha contra la dictadura de Porfirio Díaz y demostró una habilidad innata para la guerra. Aprovechando su conocimiento del terreno y de los campesinos, formó su propio ejército en el norte de México con el cual contribuyó al triunfo del movimiento revolucionario.

En 1912 fue encarcelado, al sospechar el general Victoriano Huerta que estaba implicado en la rebelión de Orozco en defensa de las aspiraciones sociales del campesinado, que Madero había postergado. Consiguió escapar a los Estados Unidos y, tras el asesinato de Madero, regresó a México y formó un nuevo ejército revolucionario, la División del Norte (1913).

Con ella apoyó la lucha de Venustiano Carranza y Emiliano Zapata contra Huerta, que se había erigido en dictador. Juntos le derrocaron en 1914; pero después de la victoria de esta segunda revolución, Villa y Zapata se sintieron defraudados por Carranza, y volvieron a tomar las armas, ahora contra él.

Pancho Villa acostumbraba hacerse acompañar de periodistas y de intelectuales, como el escritor estadounidense John Reed y el propio Martín Luis Guzmán, autor de La sombra del caudillo, quien incluso fungió como su secretario durante un tiempo.

Dio entrevistas constantemente; hizo un contrato con Hollywood, para filmar sus batallas e incluso sus tropas recibieron uniformes nuevos para rodar algunas escenas con una mejor imagen.

Poco a poco Villa regresó a su actividad guerrillera y se mantuvo de 1917 a 1920. Adolfo de la Huerta, al asumir la presidencia interina del país, gestionó la rendición de Pancho Villa.

El 26 de junio de 1920 Villa firmó deponer las armas y retirarse a la Hacienda que el gobierno le concedió en propiedad por servicios prestados a la revolución.

Álvaro Obregón al llegar a la presidencia de México toleró algunos planes para librarse de Pancho Villa. Durante la rebelión delahuertista que pretendía impedir la imposición del general Calles, ante el temor de que Pancho Villa nuevamente se levantara en armas, se decide matarlo.

Mediante una emboscada, Villa fue asesinado la tarde del día 20 de julio de 1923 cuando se dirigía a una fiesta familiar en Parral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada