domingo, 22 de enero de 2012

La Revista Horizontes

Ya agonizando el siglo XIX, los bolivarenses comienzan a disfrutar de una nueva publicación periódica fuera de lo común. Se trata de la Revista Horizontes, del Centro Científico-literario de Ciudad Bolívar. Apareció el 31 de enero de 1899 y estuvo circulando hasta 1914 bajo la dirección de los doctores Luis Alcalá Sucre, J. M. Agosto Méndez y Bartolomé Tavera Acosta.

En el último año del siglo XIX, un grupo de hombres aguijoneado por el deseo no sólo de divulgar sus conocimientos científicos y producciones literarias, sino de confrontarlos y decantarlos con los aportes del diálogo y la discusión, acordó asociarse coherentemente bajo la disciplina de un compromiso.

Así nació el 10 de enero del primer mes del último año del siglo diecinueve, en la casa de habitación del doctor Luis Alcalá Sucre, este organismo, en el lugar se reunieron a las 7:00 de la noche, además del anfitrión, los doctores Luis Felipe Vargas Pizarro, José Miguel Torrealba García, Guillermo Herrera Franco, Bartolomé Tavera Acosta, José Manuel Agosto Méndez, José Tadeo Ochoa, Luis Antonio Natera Ricci, Carlos García Romero; bachilleres Federico Calderón, Saturnino Rodríguez Berenguer, Pedro Felipe Escalona, Antonio José Lagardera, Ernesto Núñez Machado, Luis Acevedo Itriago, Ángel Vicente La Rosa, Antonio Bello, Rafael Villapol y los ciudadanos Luis María Mármol, Juan Vicente Michelangelli, Luis Aristeguieta Grillet y Miguel Isaías Aristeguieta.

Estos fundadores, a los cuales se fueron sumando en el tiempo otros intelectuales valiosos, nombraron al Dr. Luis Alcalá Sucre, presidente del Centro y a los doctores Luis Felipe Vargas Pizarro y José Miguel Torrealba, primero y segundo vicepresidentes, respectivamente, Secretario de Actas, J. M. Agosto Méndez; Secretario de Correspondencia, B. Tavera Acosta y Tesorero, Saturnino Rodríguez Berenguer.

Idea primordial del Centro era fundar una revista que a la postre vino a ser “Horizontes”, en formato de 34x25 cm, y con un director, el presidente del centro, Luis Alcalá Sucre y un administrador, B. Tavera Acosta. Todos los miembros se consideraban redactores y así, el 31 de enero de 1899, inició su aventura científico-literaria desde el taller tipográfico de Julio S. Machado que terminó en los talleres de “La Empresa” de los Hermanos Suegart.

Su primer número de dieciséis páginas que con el tiempo duplicará a treinta y dos, se presenta con un editorial titulado “Prospecto” en el que destaca que “Hijos nosotros de estos últimos tiempos, quisiéramos destruir la onda amarga que ahoga las iniciativas generosas de nuestro compañeros, los intelectuales hastiados de una brava generación naciente -borrar las arrugas precoces de los rostros y las contracciones de los labios juveniles- que si es cierto que no vivimos en el mejor de los mundos, también lo es que la humanidad no parece tan fea como la pintan los misántropos, pues ni por regla general resultan los hombres perversos y malandrines, ni las mujeres se convierten siempre en las diablillas de uñas sonrosadas que los bardos describen en sus deliquios lacrimosos”.

La aparición de esta revista ocurrió once días luego del fallecimiento de uno de los impresores más notables de la ciudad: Jesús María Ortega y Rodríguez (20 de enero de 1899), decano para entonces del gremio de impresores del estado Bolívar y fundador del vespertino “El Bolivarense”, el diario de más larga duración -19 años- del siglo diecinueve.

Junto con el guaireño Jesús María Ortega y Rodríguez se distinguieron otros impresores de talla y renombre como el cumanés Carlos María Martínez, fundador junto con Andrés Jesús Montes de “El Boletín Comercial”, semanario y trisemanario convertido más tarde por Pablo María Rodríguez en el primer diario que tuvo Guayana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario