domingo, 15 de enero de 2012

El primer club de béisbol del Estado


El 24 de julio de 1910, a las 10:00 de la mañana en la casa de habitación del señor Pedro González Rodríguez, se realizó una reunión para constituir un Club de Béisbol, históricamente el primero, por iniciativa del entonces presidente del Estado Arístides Tellería, con vista a uno de los puntos del programa conmemorativo del 5 de julio de 1811, proclamación de la Independencia de Venezuela. Acaso por haberse realizado el 24 de julio, fecha aniversaria del natalicio del Libertador y por celebrarse en la ciudad que lleva su nombre, se acordó se diera a conocer como “Bolívar Base Ball Club”.

A esa reunión concurrieron, además del anfitrión, el doctor J. M. Ramos, Domingo, A. Yaguno, Felipe A. Montes, Antonio A. Pérez, Alfredo Rothe, Antonio Rodríguez, José A. Bermúdez, Rafael Arana, Rafael A. Villasmil, Jesús Rodríguez, Rafael López, Andrés Quijada, Jesús Martínez Díaz, Juan Gutiérrez, Luis F. Martínez, Manuel González, Gonzalo Manzaneda y Salvador Salavarría.

Para dirigir al “Bolívar Base Ball Club” se designó la siguiente directiva: presidente, Gonzalo Manzaneda; primero y segundo vicepresidentes, José A. Bermúdez y Dr. J. M. Ramos; tesorero, Salvador Salavarría y secretario, Jesús Martínez Díaz.

De ese club salieron los dos primeros equipos: Novena Roja y Novena Azul y el primer encuentro lo celebraron el 19 de abril de 1911 a las 2:30 de la tarde. Jugaron la Novena Roja integrada por Rafael López (P), Juan Gutiérrez (C), Julio Pineda (PB), Gonzalo Manzaneda (SB), Ignacio Farías (TB), Víctor Capella (SS), Juan D. Montes (RF), Andrés Guevara (CF), José Leandro Rodríguez (LF) y suplente, P. M. Silva.

Por la Novena Azul jugaron Héctor Salom (P), Segundo Gurmeite (C), Pedro L. Rodríguez (PB), Felipe A. Montes (SB), Raúl A. Villasmil (TB), José A. Calzadilla (SS), Esteban Montes (RF), Antonio Rodríguez (CF), C. A. Rosas (LF) y suplente, Leandro Rodríguez.

Este primer juego realizado en un campo acondicionado en predios de La Laguna, cerca de la Plaza Farreras, fue ganado por la Novena Roja con Score de 20x7.

De esta forma quedó herida de muerte la Rondá, que se venía jugando desde finales del siglo diecinueve y al que ya la Policía en 1900 le había declarado guerra sin cuartel por el exceso de palabras obscenas que cundían durante el desarrollo de la misma.

La Rondá, rústico juego precursor del béisbol, quedó herida de muerte pero no moriría sino muy avanzado el siglo XX porque el béisbol tuvo una interrupción larga como consecuencia de la Primera Guerra Mundial y porque los implementos deportivos donados por el gobierno no pudieron ser repuestos a tiempo.

De manera que no fue sino el 30 de septiembre de 1923 cuando reaparece con nuevo nombre y en campo distinto. El nuevo club apareció con el nombre de Girardot y se escogió como escenario la Plaza Centurión en vez de los predios de La Laguna.

El Girardot Béisbol Club tuteló dos novenas, la Azul y la Roja y el primer juego se pactó entre las dos novenas para el domingo 30, alineadas así, por la Novena Azul: pitcher, Joaquín Echeverría; catcher y capitán, Santiago Pérez; primera base, José Zabala; segunda base, José Manuel Sucre (Chipo Sucre); tercera base, César Jara; SS, José Manuel Barceló (quien llegó a ser gobernador); CF, Elías Guerra; RF, Benito Manuel Figuera; LF, J. M. Aristeguieta y Umpire, oficial, J. M. Cartilla.

Por la Novena Roja: pitcher y capitán, Eliseo García Delepiani; catcher, Octavio Oquendo; primera base, José Ángel Guevara; segunda base, A. Rausseo, tercera base, Juan Conde; SS, Manuel Delepiani; CF, J. M Guedez; RF, Cheché Salas. Un segundo juego se dio el 12 de octubre Día de la Raza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario