viernes, 13 de enero de 2012

La Plaza Miranda

La Plaza Miranda fue la segunda, después de la Plaza Bolívar, hecha en Ciudad Bolívar. Data de finales del siglo diecinueve.  Realmente no era propiamente una plaza sino un terreno circundado por el Cuartel del Capitolio, el Almacén de Pólvora o Santa Bárbara y varias casas de familias. El Gobierno pensaba levantarle allí una Plaza al Generalísimo Francisco de Miranda cuyo hijo primogénito, Leandro, era esposo de una guayanesa hija de Juan Bautista Dalla Costa, y al efecto se mandó a modelar una estatua pedestre que por muchos años permaneció en el depósito llamado “La Graja” de la Gobernación.

El 24 de octubre de 1898, el presidente del Estado, general Ernesto García decretó “Procédase a la formación de un jardín en la Plaza Miranda. En cada uno de los ángulos sendos bustos de bronce de los próceres Manuel Cedeño, Cornelio Antonio Muñoz, José Tomás Machado y Ascensión Farreras”. Esta disposición jamás se ejecutó porque el gobernante no duró un año en sus funciones debido a la Revolución Restauradora de Cipriano Castro.

El lugar continuó llamándose Plaza Miranda, no obstante, en 1901, el Gobierno del doctor José Ángel Ruiz decidió levantarle un monumento al prócer civil Juan Bautista Dalla Costa Soublette fallecido el 10 de febrero de 1894, de manera que en su centro se colocó una peana y sobre ella un busto modelado en Italia de esta personalidad de la historia, inaugurado el 5 de julio de ese año. Correspondió a Don Hilario Machado pronunciar el discurso de orden.

El terreno no estaba modelado en plaza como tal y para que no continuara llamándose Plaza Miranda, el 7 de julio de 1913, el doctor Luis Godoy, presidente del Estado Bolívar, decretó “Artículo 1º. En la Capital del Estado, en el terreno adyacente por el oeste al Cuartel Nacional y donde se levanta el busto del esclarecido guayanés Juan Bautista Dalla Costa, se construirá una Plaza, debidamente ornamentada, que llevará el nombre de “Plaza Dalla Costa”.

Sin embargo, la imposición de este decreto no pudo con la fuerza de la costumbre. Para los citadinos bolivarenses con Dalla Costa en el centro o no, esta era la Plaza del Generalísimo por lo que en 1986, aprovechando el programa de revitalización del Casco Histórico se decidió buscarle otro destino al busto de Juan Bautista Dalla Costa Soublette. Se colocó en el jardín interno de la antigua Casa de los Gobernadores de la Colonia donde permanece y en la plaza de su nombre se colocó un busto del Generalísimo Francisco de Miranda, donado por la Logia Asilo de la Paz, toda vez que la estatua pedestre desapareció de los depósitos de la Gobernación. El gobernador Roberto Arreaza Contasti ordenó en 1976 a la PTJ en tiempos del comisario Cirio Perdomo, que abriera una averiguación sobre el paradero de la estatua del Generalísimo y se determinó que la misma había sido donada, sin autorización de la Asamblea Legislativa, por el gobernador Luis Raúl Vásquez Zamora a la Base de Palo Negro en Maracay, sin que la Asamblea Legislativa y el pueblo de Ciudad Bolívar se percataran.

Cuando se denunció, el cronista de la ciudad, José Sánchez Negrón, explicó que durante la administración del fallecido gobernador Luis Raúl Vásquez Zamora se fue de Ciudad Bolívar la estatua de Miranda, no  obstante, haber sido él uno de esos hombres nobles y verticales que nacen rara vez, pero como todo ser humano tuvo sus errores, muy  pocos durante su mandato en el estado Bolívar, pero nadie es infalible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada