sábado, 19 de abril de 2014

El deterioro del Casco Histórico

W-TÓPICOS-1
El doctor Rafael Armando Rojas, verificó en el mes de septiembre de 1985, el deterioro del casco histórico   durante tres días que pasó en la ciudad capital urgido por las quejas que constantemente llegaban a las oficinas de la Presidencia de la República.
         El  comisionado y a la vez presidente de la Junta Nacional de Conservación del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación, no se explicaba la indiferencia de las autoridades que alimentan la progresiva intervención de los inmuebles del viejo casco angostureño, declarado monumento público nacional en 1978.
         La Ley del Congreso de 1945, presidido por Mario Briceño Iragorri, sobre conservación de antigüedades y obras artísticas de la nación dice en su artículo tercero que “se prohíbe destruir, reformar, reparar, cambiar de destino o ubicación, los monumentos y demás obras que constituyen el patrimonio histórico y artístico de la nación, sin el previo consentimiento del Ejecutivo Federal, dado el informe favorable de la Junta Nacional Protectora y Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación”. En el mero centro de Ciudad Bolívar se hacía y se continúa haciendo todo cuanto la Ley prohíbe.
         ¿Qué hacer?          Armando Rojas habló con el gobernador Edgar Vallée, el presidente municipal José Rafael Palermo, la Junta Regional del Patrimonio Histórico, la presidenta de la Asociación de Vecinos del Casco y Comité de Defensa de la ciudad, a ver si de una vez se tomaba global conciencia del problema y se evitaba que los dueños de inmuebles continuaran sustituyendo por zinc los techos de tejas, eliminando las ventanas antiguas para instalar aparatos de aire acondicionado, reemplazando columnas, puertas, balcones, pisos de mollejones y otros materiales de construcción característica de los tiempos de la colonia y de la naciente República.
         El doctor Rojas venía desde 1976 tratando de de rescatar el casco histórico de Ciudad Bolívar y con ese fin viajó a París para solicitar ayuda de la UNESCO, tanto técnica  como económica, que no fue posible en razón de que quienes dirigían este organismo consideraban que “Venezuela, por su condición de gran productor petrolero es un país rico”. Cosa ésta que obviamente le molestó mucho.
         De todas maneras –expresó- la Gobernación de Bolívar quiso hacer algo con vista al bicentenario del natalicio del Libertador, pero todo cuanto se proyectó resultó distorsionado en la práctica. Así tenemos el Boulevard Bolívar que es todo un adefesio y que habrá que reconsiderar dentro de la concepción de un definitivo proyecto de remodelación y restauración.
         Informó el doctor  Rafael Armando Rojas que con ese propósito vendría próximamente el doctor Graciano Gasparini, quien realmente tiene bastante claro el problema. Además, se aspiraba, una vez elaborado un anteproyecto, acudir a España en busca de cooperación, pues con motivo del quinto centenario del descubrimiento de América el país peninsular tiene un programa de cooperación técnica y económica dirigido a rescatar conjuntos arquitectónicos coloniales en América.
         -Yo quisiera hacer un llamado muy sincero y cordial al Concejo Municipal que yo se que está muy bien intencionado, para que proceda cuando observe alguna infracción en el casco histórico.
         El doctor Rojas recordó que el de Ciudad Bolívar es el único casco urbano que ha sido declarado en Venezuela Monumento Histórico Nacional en toda su integridad porque se considera después de un simposio en el que participaron expertos de América y de los EE.UU. y Venezuela que realmente valía la pena conservar ese centro que mantenía aún las características de la época de la Colonia y que se debía trabajar por su rescate y conservación hasta lograr que en el futuro sea declarado patrimonio de la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada