viernes, 15 de marzo de 2013

La División del MEP en Bolívar



B1ToPICOS
Dos grupos internos en pugna liderados cada cual por el diputado al Congreso Nacional, Santos Rebolledo, y el diputado de la Asamblea Legislativa, Róger González, acabaron con la unidad y fortaleza del Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) en el estado Bolívar.
La pugna hizo crisis cuando el Comando Político Seccional, presidido en la Secretaría General por el profesor Alfonso Paraguán, acordó en su reunión del 2 de julio de 1971 suspender de toda actividad partidista al congresista y ex secretario general, Santos Rebolledo, así como a Luis Ramón Espinoza, Ramón Flores, Antonio Maita y Juan Bautista Espinoza, acusados de “fraccionalistas y de estar maniobrando contra los comandos partidistas legítimos”.
Santos Rebolledo, quien criticaba que dirigentes regionales ocuparan cargos en el gobierno regional, rechazó la sanción disciplinaria por considerarla “arbitraria, inoperante e hipócrita” por lo que solicitó la intervención del comando nacional.
Efectivamente, las autoridades regionales del MEP fueron destituidas por decisión del Comando Político Nacional. Una comisión compuesta por Gilberto Barradas, Miguel Octavio Sosa, Pedro Torres, Rubén Lanz y Salom Meza, asumió la conducción política del partido en el estado. Por su parte, los miembros del Comando Político y Burós secretariales profesor Alfonso Paraguán, diputado Roger González, doctor Celestino Zamora Montes de Oca, doctor Carlos Pérez Cañas, doctor Ruge Díaz, profesora Diomedes Tunes, Ismael Gómez Rengel, Luis Vicente Guzmán, Oscar Rodríguez, Ramón Ruiz, José López, profesora Rosa Emilia Hernández, José Mendoza Martínez, doctor Alfilio Partidas, doctor Antonio José Silva Andrade, profesor Leonardo Londo, profesor Humberto Girón, José Antonio Palacios y un mil dirigentes y militantes más rechazaron la intervención por considerarla “golpista e ilegal” y expresaron su voluntad de auto-liberarse de toda disciplina partidista.
Días después, dado que fue imposible que las autoridades nacionales reconsideraran la crisis y a través del diálogo llegaran ambas partes a un acuerdo de reconciliación a fin de salvar, cuando menos la estructura gerencial del partido de Prieto Figueroa como pedía la base mepista, los dirigentes militantes de base optaron igualmente por renunciar al Movimiento Electoral del Pueblo en el Estado Bolívar e inmediatamente iniciaron contactos con el objeto de fundar un partido regional.
Para tal efecto se reunieron los dirigentes máximos Róger González, Alfonso Paraguán, Ismael González Rengel, Antonio José Silva Andrade, Alfilio Partidas, Humberto Girón y Carlos Pérez Cañas, entre otros, y deliberaron sobre esa posibilidad con miras a las próximas elecciones.
Los activistas del MEP manifestaron en esa oportunidad que contaban con el aval de la militancia campesina, obrera, estudiantil y profesionales de diversas ramas que vienen militando en el movimiento mepista en Guayana desde la escisión de Acción Democrática y que estaban dispuestos a agruparse en la próxima organización de tipo regional.
Recalcaron que todos los diputados mepistas de la Legislatura, y los ediles del MEP, se reagrupaban en torno al proyecto de un nuevo partido regional, aclarando que ello sería sin compromisos con AD, Copei ni los perrezjimenistas. “Votaremos a favor de leyes y proyectos de los partidos democráticos cuando los planeamientos vayan realmente en beneficios de la comunidad” recalcaba el diputado Roger González, quien recién había estado presidiendo la Asamblea Legislativa del Estado.
La crisis del MEP en Bolívar repercutiría negativamente en el resto del país, dando lugar a alianzas que al final fue un fracaso en las elecciones de 1973 con la candidatura presidencial de Paz Galarraga.
A partir de entonces comenzó un largo período de franco decrecimiento del partido, quedando sin representación (1978) en la Cámara de Senadores hasta la desaparición de la misma en 1999, pero sí con una pequeña representación dentro de la Cámara de Diputados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario