sábado, 2 de marzo de 2013

“Burro Negro”

a
B1TOPICOS

Burro Negro no era propiamente un asno de ese color sino todo un sólido Cañón de la época en que Angostura era colonia hispana. Entre los muchos dejados por los realistas, enterrados unos, de exhibición y piezas de museos otros y uno que otro como soporte de astas de banderas, sobresalía “Burro Negro”, porque a la medianoche de diciembre el encendido de su pólvora atascada con arcilla, estremecía a la ciudad, bien desde lo alto del Cerro del Zamuro o desde la explanada de la Plaza Centurión.
Si este tipo de Cañón lo inventó un monje alemán llamado Berthold Schawarz en el siglo XIV, seguramente no fue para matar cristianos, sino para espantar a los malos espíritus y de allí que este Burro Negro, después de la colonia se le haya dado este destino en el preciso instante en que se desea dejar atrás todo lo malo para aspirar a algo mejor.
De manera que el 31 de diciembre los soldados del batallón de turno, “Rivas”, “Urdaneta” o “Cajigal” montaban a “Burro Negro” sobre la cureña y lo ponían a rodar hasta el sitio escogido para el cañonazo de año nuevo. Pero el 31 de diciembre, luego de ser cargado por la boca con pólvora y arcilla de la gruesa, estalló en pedazos cuando hombres del Batallón Cajigal hicieron ignición para anunciar la llegada del Año 1968.
La explicación que desde el hoy Fuerte Cayaurima se dio después, decía que el vetusto artefacto de la colonia estaba demasiado poroso y no aguantó el impacto de la carga al ser disparada.
Debido a que la explanada de la Plaza Centurión quedaba muy próxima al Cementerio, varias tumbas, al igual que el techo de algunas viviendas, resultaron dañadas con los pedazos de hierro lanzados por la onda explosiva. Afortunadamente no hubo daños personales que lamentar, pero los citadinos aún añoran en diciembre el cañonazo de año nuevo sustituido por el Himno Nacional a través de los medios radioeléctricos.    
En ese tiempo eran conocidos en Venezuela dos “Burro Negro”, el de Ciudad Bolívar y el de Maracaibo, sólo que el de Maracaibo nada tenía que ver con la pólvora sino con el agua de un embalse y un parque recreacional que así se llama, provisto de una fauna prodigiosa. Lo curioso de ambas realidades es que el verdadero burro o asno no viven ni ha vivido en ningún lado sino por connotación, suponemos, pues es lógico que un paisaje como el marabino con ese nombre haya sido habitad de algún burro negro, por excepción, claro, porque los burros generalmente son grises y en cuanto al cañón bolivarense montado sobre una cureña, ha podido adquirir el apelativo por su propio color natural añadido a que, como el burro, tenía que soportar una carga para ser útil.
El embalse Burro Negro es una de las principales fuentes de abastecimiento de agua del estado Zulia, junto a Tulé, Manuelote y Machango, los cuales poseen una capacidad conjunta de 704.080 millones de metros cúbicos de agua.
Burro Negro fue construido durante los años 1958-1960 y es uno de los reservorios de agua que abastece a los principales municipios de la Costa Oriental del Lago. Está ubicado a 4 kilómetros de la carretera Lara-Zulia y su capacidad de almacenamiento es de 76 millones de metros cúbicos de agua.
En conclusión dos Burro Negro en los extremo de nuestra geografía, uno ya desaparecido que alimentaba cada año los sueños de una nueva vida y el otro que permanece alimentando la sed de buena parte de los marabinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada