martes, 12 de agosto de 2014

A Roy se lo llevó el Espíritu de Juana Millán


Maximiliano (Roy) Tomedes, popular miembro del canto folclórico de Ciudad Bolívar, presencia insoslayable de las fiestas subrayadas por la música autóctona, falleció en Caracas (1990), después de sufrir una caída a consecuencia de un accidente cardiovascular.
Roy, de unos cincuenta años, dirigía y cantaba en el grupo musical “Hermanos Tomedes” que se inició a mediados del siglo veinte, con sus padres Carlos, cantante popular, de ágil e ingeniosa improvisación, excelente versador, y Trina, quien ejecutaba la guitarra y se distinguió en los velorios de Cruz de Mayo.
Nació en Santa Ana, zona ribereña del Orinoco, cuna del maestro Jesús Soto, de los Maradei, de los Morales, de los Inatti. Era el segundo hijo de toda una familia que no ha hecho otra cosa en su vida que cantarle al paisaje, a la montaña, al río y a la llanura. Folclorista por antonomasia, llevó el nombre de Guayana por todos los caminos de Venezuela y de muchos festivales y certámenes nacionales trajo los galardones que se exhibían en su casa de campo de Cañafístula.
Cantaba con abundante y clara voz del Florentino galleguiano. Declamaba, bailaba y animaba con mucha gracia, pimienta y salero. Su conjunto recién había animado la elección de la Reina del Carnaval 1990. Por primera vez no estuvo presente porque estaba preparándose con sus abalorios funerarios para actuar entre candilejas, ante un público menos festivo, pero más humano y solidario en los momentos de desgracia.
      Conocidas leyendas como la del Espíritu de Juana Millán se popularizaron en sus pasajes musicales. Por eso cuando se supo lo de su muerte, alguien dijo "Se lo llevó el espíritu de Juaa Millán".

Roy ejecutaba todos los instrumentos criollos, desde el arpa llanera pasando por la bandola de ocho cuerdas hasta el cuatro, la guitarra y las maracas, aunque nunca como su pariente el maraquero Santos Tomedes que según me han dicho ha sido declarado Patrimonio viviente de Ciudad Bolívar.

Santos Tomedes también perteneció al conjunto musical “Los Hermanos Tomedes” disuelto a raíz de la muerte de su principal factor artístico. Ahora actúa solitario ofreciendo magníficos show con sus maracas. Todo un espectáculo de malabarismo al ritmo sacudido de sus propios instrumentos idiófonos.
“Los Hermanos Tomedes”, no se quedaron más acá del Orinoco, sino que franquearon el río buscando la admiración, la valoración y el aplauso de las más importantes ciudades de Venezuela y Colombia, marcadamente en los años setenta y ochenta.
Santos Tomedes es sobreviviente de esa gran familia que tiene sus raíces en el lejano Aripao, allá a las orillas del Gran Caura donde abunda la sarrapia. Ya es septuagenario y toca maracas desde que tenía diez años. En los actos oficiales organizados y escenificados en el Poliedro de Caracas con motivo del Día Internacional de la Mujer, fue invitado a presentar su show de maracas.
Santos José Tomedes, fue recientemente reconocido por la fundación “La Barca de Oro” que dirige y coordina el poeta Jesús Grau. Asimismo por la Fundación Musigrama que preside el cantante Lino Baura. Tomedes recibió el Botón al Mérito “Gran Estrella de Angostura”, durante la velada musical realizada en el Salón Angostura del hotel Laja Real, de Ciudad Bolívar. En este acto no solo fue reconocida la labor de Tomedes, sino también la de los artistas Eleno Goira Torrealba “El León de Canaima”, Mariita Ramírez, directora del Grupo Parapara. De igual forma fue reconocida la labor de los artistas Alonso Ramírez, Paco Solo, Jesús Grau que coordina la página La Barca de Oro de El Progreso, los artistas plásticos Nidia Guevara y José Pérez y otros distinguidos señores y damas de Angostura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario