domingo, 9 de marzo de 2014

Muerte de Monseñor Gómez Villa.

WTopicos2
El gobernador Alberto Palazzi declaró duelo oficial durante tres días por el fallecimiento el 24 de marzo de 1981, en Ciudad Bolívar, de Monseñor Constantino Gómez Villa (en centro de la foto), de la orden de los Hermanos Capuchinos y segundo vicario apostólico del Caroní.
         Monseñor Gómez Villa, tío del ya desaparecido Vicario de la Arquidiócesis, Monseñor Samuel Pinto Gómez y quien se consagró al servicio misionero en Guayana durante 54 años, falleció un domingo por la tarde y las exequias se realizaron en la Catedral.
La Asamblea Legislativa, así como la Diócesis de Ciudad Guayana a cargo de Monseñor Medardo Luis Luzardo Romero y otras instituciones se sumaron al duelo que embargó a los católicos por la muerte del primer misionero que traspuso la selva para junto con Fernández Peña fundar el pueblo fronterizo de Santa Elena de Uairén.
         Los restos del segundo vicario de las misiones del Caroní, Monseñor Constantino Gómez Villa, fueron inhumados en la mañana del 26 en el altar mayor de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, regentada por los Hermanos Capuchinos.
         Luego de tres días de capilla ardiente se iniciaron las exequias en la Catedral Metropolitana con un funeral oficiado por el Arzobispo Crisanto Mata Cova, conjuntamente con los obispos de Maturín, Monseñor José Antonio Ramírez Salavarría,  Monseñor Arrecochea; de Machique; Monseñor Constantino Maradei Donato; de Barcelona; Monseñor Feliciano González y el Vicario Monseñor Mariano Gutiérrez.
         A nombre del gobierno nacional y regional asistieron el Ministro de Justicia, José Guillermo Andueza y el gobernador Alberto Palazzi. Igualmente asistieron el presidente de la Asamblea Legislativa, doctor Miguel Lima Ostos, y el doctor Carlos Elías Rendón, por el Poder Judicial.
         Los Hermanos Capuchinos, estudiantes, efectivos de la V División de Selva, de la Guardia Nacional, feligresía bolivarense y representantes de las más diversas instituciones rindieron homenaje al extinto misionero de noventa años que consagró más  de 50 al servicio de la Iglesia y de las comunidades indígenas y mineras de la frontera.
Monseñor Constantino Gómez Villa,  nació en la provincia de León España, en 1891 y en 1908 ingresó a la Orden Capuchina.  Concluidos sus  estudios en la Universidad  Gregoriana  de Roma, fue designado profesor de Teología, cátedra que ejerció durante ocho años, al cabo de los cuales (1927), recibió el encargo de trasladarse a Venezuela para participar en el proceso de restauración de la Misión del Caroní.  Empezó como párroco de Upata, luego Superior Regular durante tres trienios seguidos, Pro Vicario y Administrador Apostólico, Obispo titular de Cucussa y Vicario Apostólico del Caroní el 14 de julio de 1938 cuando fue preconizado por la Santa Sede.  Consagrado el 18 de diciembre, tomó posesión el 30 de enero de 1939.  El 4 de noviembre de 1954 Upata dejó de ser sede del Vicariato y Santa Elena de Uairén se convirtió en la capital de las Misiones del Caroní.
Una de las Obras notables de Monseñor Gómez Villa, ya en calidad de Vicario, fue la realización del Seminario Indígena cuyo edificio construyeron los capuchinos con recursos propios en una finca de 50 hectáreas donada a dos kilómetros de Upata.  El Seminario fue inaugurado el 28 de abril de 1940 con 12 seminaristas.
Monseñor Gómez Villa, ya como Superior Regular y luego Vicario fue protagonista de la fundación de todos los centros misionales de la Gran Sabana.  Junto con Monseñor Nistal consolidó la restauración de la Misión del Caroní, donde permaneció hasta mayo de 1968 cuando decidió retirarse después de 54 años de actividad misionera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada