miércoles, 19 de febrero de 2014

Luisa Valentina: 104 años


Luisa Valentina Lizardi, al cumplir 104 años de existencia,  rompe la barrera de la longevidad del venezolano cuya esperanza de vida no pasa más allá de los setenta.
         Esta bolivarense, hija de  Leontina Lizardi y Marcelino Soto, nació el Día de San Valentín, 14 de febrero de 1910, en tiempos del General  Arístides Tellería,  el gobernante que inauguró la electricidad en Ciudad Bolívar y después se le alzó al dictador Juan Vicente Gómez.
Luisa Valentina. se mantiene lúcida y facunda aunque en silla de ruedas después de haber sufrido recientemente una lesión en el fémur,.  Desde esa silla rodante dirige los oficios de su casa de la Avenida Guayana y el canal 77 de televisión dedicado al discurso del catolicismo. Religión cristiana que la mantiene viva de espíritu y de alma.
         Los Lizardi bolivarenses han estado de por vida consagrados al catolicismo, desde Monseñor  Ramón Isidro Lizardi,  quien llegó a ser Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas y Vicario General de la misma, nacido un año después que la cumpleañera y fallecido los 61 años de edad, el 31 de julio de 1972.  Nació el prelado en Ciudad Bolívar en 1911.  Coronel asimilado del Ejército, cuya jefatura del Servicio de Capellanía ejerció desde 1947.  Camarero Secreto del Papa y Orador Sagrado de la Iglesia. 
         La centenaria doña Luisa Valentina es madre de la monja Angélica rojas Lizardi, que a la edad de 78 años sobrevive a sus otras dos hermanas, Carmen Luisa que murió a la edad de 81 años y Gladys Guadalupe Rojas Liardi, catequista y pedagoga reconocida como docente y directora que fue de liceos en Valencia y Ciudad Bolívar.
Gladis falleció el 4 de abril de 2006 y en memoria de lo que significó para generaciones de estudiantes y gente desvalida, se exhibió en la Galería del Centro de las Artes la exposición de arte sagrado “Anuncio y Denuncia”, de su hermana Angélica.
Angélica expone actualmente en el Museo Arquidiocesano del Zulia treinta obras plásticas sobre la realidad social actual de Venezuela. Ella junto con el Arzobispo de Ciudad Bolívar, monseñor Ulises Antonio Gutiérrez Reyes, Zuleika Pereira, la profesor Rosa Emilia Hernández   y la comunidad de las Hermanas de Lourdes, acompañaron a doña Luisa Valentina en su cumpleaños augurándole fortaleza y presencia de espíritu para continuar retando las calamidades del tiempo.
La cumpleañera entre  risas  júbilos y cantos de los circunstantes, contó  algunos aspectos de la vida de sus primeros tiempos, tiempos más bucólicos que urbanos, cuando la moneda tenía un poder adquisitivo admirable.  Con sólo dos bolívares podía comer durante el día toda una familia.  El agua había que extraerla  del aljibe del patio arbolado, se cocinaba con leña que había que rajar con hacha, se lavaba con jabón azul en el rio San Rafael, los muchachos se desayunaban con biscocho mojado en café y queso que daban de ñapa en las bodegas y en días de fiesta las mujeres sólo tomaban Amorcito, Ponche-crema y Menta.
Comenta la doña centenaria que las costumbres de ahora muy poco o en nada  parecen a las de su tiempo.  Antes se le daba serenata a la novia al pie de la ventana y era un rito inevitable pedir la bendición a  padres y  tíos, rezar antes de acostarse, persignarse al pasar frente a la Iglesia,  comer pescado los viernes,  nombrarles padrinos de agua al recién nacido, beber los miaos del niño y para que naciera con felicidad se le ofrecía a un santo del cual recibía el nombre, “pero a mí me pusieron Valentina porque nací ese día hace 104 años”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario