martes, 18 de febrero de 2014

Gobernador Edgar Vallée Vallée

El doctor Edgar Vallée, electo senador en las planchas de su partido Acción Democrática, solicitó permiso al Congreso Nacional para desempeñarse como gobernador por el estado Bolívar en el inicio del sexto período constitucional.
         El primer sábado de febrero de 1984, tomó posesión de la primera magistratura regional en sustitución del doctor Paúl Von Büren, quien había presentado a la Legislatura el mensaje de su gestión político-administrativa, parte de la que en enero inició el doctor Alcides Sánchez Negrón.
         El doctor Vallée Vallée designó al profesor Andrés Guillermo Tovar en calidad de secretario general de gobierno; licenciado Víctor Casado, en Administración; Zuleida Valladares, en Relaciones Públicas;  doctor José Jereiger, en política; profesor Félix Cumana, en Educación; Antonio Sánchez, en Personal; Obras Públicas, ingeniero Gustavo Maradey; Turismo, Jesús Morales; Cultura, doctor José Sánchez Negrón; Tesorero, licenciado José Velásquez; prefecto de Caroní, el abogado y coronel retirado Leopoldo Flores Rada; Prefecto de Heres, doctor Orlando Alberto Aguirre; comisionado del gobierno en Caroní, Douglas Lago; director de Planificación y Presupuesto, economista Nick Crispin Acevedo y secretario privado, José Rodríguez.
         El nuevo gobernador Edgar Vallée Vallée es abogado, nacido en Soledad  el 24 de julio de 1940, hijo de Juan Vallée y Lila de Vallée. Su primaria la cursó en la escuela “Tomás Montilla” de Soledad y el bachillerato en el Liceo Peñalver de Ciudad Bolívar, donde vive y ha transcurrido su vida profesional, de político y hombre público.
Estudió Derecho en la Universidad Central de Venezuela y se recibió de abogado el 12 de noviembre de 1964. Desde entonces, además de ejercer libremente la profesión, ha sido Juez de Instrucción (1966-67); Juez accidental de primera Instancia en lo Penal y Suplente del Juzgado Superior Penal; Juez en todos los Tribunales de este circuito judicial; presidente del colegio de Abogados (1981-1983) y presidente de la Asamblea Legislativa a raíz de su elección como diputado regional en 1974.
Al iniciarse como gobernante, el doctor Edgar Vallée Vallér proclamó el optimismo “de quien se siente respaldado por la comprensión popular, pero deprimido al mismo tiempo por considerar que existe un pesado lastre que dificultará la acción administrativa”.
         Tal lastre se refería a una deuda de 348 millones de bolívares de administraciones anteriores que le tocaría pagar en desmedro de su programa de gobierno.
         Al acto de posesión asistió el ingeniero Leopoldo Sucre Figarella, quien paralelamente había sido nombrado Presidente de la Corporación Venezolana de Guayana con  rango de ministro.
         El Ministro de la CVG también nombró, días después, su equipo gerencial: Roberto Arreaza Contasti, Finanzas; Fernando Álvarez, Desarrollo Agrícola; Fernando Salazar, Planificación; Martín Fierro, Desarrollo Urbano y Pedro Acosta, Relaciones Públicas. En esa ocasión ratificó para los guayaneses su promesa electoral de recuperar el rol que debía asumir la CVG, vale decir, una posición que le permitiera, además de sus funciones naturales, asumir la responsabilidad de dirigir y controlar las empresas que integran el complejo industrial de Ciudad Guayana.
         De manera que el Gobernador Vallée con 119 millones de bolívares disponibles, descontando del total del Presupuesto los 348 millones de bolívares de la deuda, era poco lo que podía hacer; sin embargo, realizó durante el primer año de gestión, 300 obras de beneficio colectivo, según se desprende de su mensaje a la Legislatura.
         El año siguiente (1985), dispuso de un presupuesto de ingresos y gastos públicos menos comprometido y más holgado, pues se incrementó a 713 millones 307 mil 494 bolívares, de los cuales 50 por ciento para gastos ordinarios y el resto para inversiones.
El Gobernador no estuvo conforme con el esquema de desarrollo diseñado por CVG y propuso modificación del mismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada