domingo, 2 de febrero de 2014

El Boulevard Bolívar

El bulevar Bolívar
La Junta Nacional Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación aprobó el 29 de mayo de 1982, el proyecto de construcción del Boulevard Bolívar en el casco histórico de Ciudad Bolívar.
         El gobernador Alberto Palazzi informó que el presidente de la Junta, doctor Rafael Rojas, le comunicó  por teléfono dicha aprobación.
         El Boulevard atravesaría toda la Calle Bolívar (en la foto) desde el parque  El Zanjón hasta el Parque Raúl Leoni pasando por la Plaza Bolívar y la Plaza Farreras. Su costo se estimaba en dos millones de bolívares.
         De acuerdo con el proyecto, el trecho comprendido entre la Plaza Farreras y la Calle Caracas estaría caracterizado por un corredor comercial que determinaría el frente urbano para el nuevo desarrollo previsto en el sector de La Alameda.
         El boulevard estaría dotado de un equipamiento urbano moderno y un arborizado que brindaría al transeúnte un ambiente atractivo y confortable. 
         La demolición de la antigua Calle Bolívar, llamada en tiempo de la Colonia, Calle de la Laguna y Calle de la Iglesia,  fue iniciada por el Gobernador Palazzi conforme a un proyecto presentado por el arquitecto Natalio Ávila, con fuerte oposición de la Asociación de Vecinos, liderada por la antropóloga María Eugenia Villalón, pero en 1982, cuando el doctor Palazzi fue sustituido, el Gobernador entrante doctor Alcides Sánchez Negròn consideró que tanto el Centro de las Artes  como el Bulevar Bolívar eran obras importantes para la ciudad desde el punto de vista cultural y paisajístico “pero suntuarias en relación con la miseria de los barrios”.
Dada esa apreciación política, la construcción del Centro de las Artes en antiguos predios de la Laguna El Porvenir fue paralizada y el Bulevar redimensionado hasta ser lo que es hoy prácticamente un parche mal puesto en el Centro Histórico que aspira convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad.
La documentación sobre el proyecto “Boulevard Bolívar” presentada por la Oficina Técnica Natalio Ávila para su análisis y discusión no satisfizo las expectativas de los residentes en el casco histórico de Ciudad Bolívar.
La antropóloga María Eugenia Villalón, presidenta de la Asociación de Vecinos., manifestó en esa ocasión su preocupación por el carácter inconsulto del proyecto y denunció que éste no procedía de una encuesta sobre el perfil socio-económico de residentes  y usuarios del casco, como normalmente se requiere para obras de similar envergadura proponiendo cambios radicales en los hábitos de la ciudadanía y en su entorno físico-ambiental. Es decir, que el proyecto pretendía ofrecer una solución urbanística a necesidades y deseos que no fueron previamente determinados.
         La Asociación de Vecinos del Casco Histórico reconocía, sin embargo, la necesidad impostergable de rescatar, conservar y revitalizar el sector.  Se manifestó complacida de que la zona fuese objeto de atención especial íntimamente ligada a las obras bicentenario y aplaudió el interés mostrado por el Ejecutivo Regional en el rescate del perímetro histórico, pero que no por ello debían pasar por alto aspectos tan vitales para los residentes.
         Por ejemplo, los residentes apoyaban la idea de restringir el tráfico ajeno en todo el Casco y, como parte de esta meta, de transformar la calle Bolívar en un paseo peatonal; pero no deseaban que el futuro carácter peatonal de esta calle se utilice como un elemento para impulsar un cambio de uso en el área e incrementar el comercio incompatible con el carácter residencial de la zona alta de la ciudad, la cual deseaban que permaneciera netamente residencial.
         Observó no obstante que la calle Bolívar, presenta condiciones NO óptimas para el disfrute peatonal debido a su pendiente fuerte, altas temperaturas y poca  atracción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada