lunes, 28 de noviembre de 2011

Inundación del Orinoco en 1909


El Orinoco rompió el Dique a la media noche del 23 de agosto de 1909 y penetrado a sus antiguos predios hasta nivelar sus aguas con las de la Laguna cubriendo hasta el techo numerosas casas de la parte baja y llegando escalonadamente hasta la mitad  las aceras de las ubicadas en cota superior.
La gente asoció la alta crecida del Orinoco con la llegada del Cometa Halley, anunciada como el mayor fenómeno celeste que quizás haya observado la humanidad desde 240 años antes de Cristo cuando fue registrado por primera vez.
El agua llego al frente de los talleres del diario El Luchador y penetró hasta el patio de las familias Cambra, Núñez Machado, Machado, José Eugenio Sánchez, Siegert Marcó, Virgilio Casalta, Julio García, Alcalá Sucre y todas las de las calles El Porvenir, Rosario, Plaza Farreras, La Cloaca, El Cañón, Maturín, Zaraza, El Toro, El Remanso, Urica o Isla del gato, Piar, Santa Justa, 28 de Octubre, Santa Rita y Orinoco; Solar de la Aduana Vieja, Barrio Santa Lucia (parte sur de la Laguna), Barrio La Logia, barrio El Chipolo.
Total: 442 casas inundadas. El casco parecía una isla y se comentaba que si después de 1903, año de la última crecida, se necesitaron seis años para reconstruir a medias las viviendas destruidas, por lo menos diez trascurrirían ahora para levantar de nuevo esas viviendas.
Pero esas viviendas podrían ser mejores, por lo menos a lo que el techo se refiere, según un anuncio de la firma Seijas & Madriz, que ofrecía introducir desde Nueva York una modalidad de techo considerado más barato, económico y duradero que la palma de Moriche. Tal era el De Ronde´s  Rooting.
El Gobernador Arístides Tellería destinó 40 mil bolívares del presupuesto al mejoramiento de las defensas de la ciudad contra las periódicas embestidas del Orinoco.  Preveía la reconstrucción del Dique entre la parte Oriental de Santa Lucia y la Occidental de la Alameda, obra ésta que se encomendó a Juan Vicente Rodríguez.  El Presidente de la República, Juan Vicente Gómez, dispuso 6 mil bolívares para los damnificados más pobres, 545, según el censo del Obispo Antonio María Durán, presidente de la Junta de Socorro.
El represamiento del río San Rafael por le crecida del Orinoco aisló completamente a las posesiones rurales que existían en lo que es hoy La Sabanita, entre ellas la de Guillermo Lange, quien pidió al Concejo Municipal le concediera permiso para la construcción de un Puente de Hierro sobre San Rafael.  Tal permiso le fue concedido el 2  de septiembre por acuerdo del Concejo, para ser construido  en un sitio escogido por la Comisión Permanente de Obras Públicas de la Municipalidad.  Se declaró dicha obra de utilidad pública, y en consecuencia, expropiados los terrenos necesarios. Este puente de hierro se conoció por mucho tiempo como Puente Lange.
 El desbordamiento del Orinoco en 1909, luego de reventar el dique de la Laguna del Medio y recobrar sus antiguos predios, le inspiró a Juan de la mar este soneto  dedicado al doctor J. M. Agosto Méndez:  “Ruge soberbio el caudaloso río / en la  larga prisión con que Natura / cortara su titánica bravura / y se estremece con heroico brío / En su acción destructora hacia el bohío / que el viejo Dique con su tapia musga / veloz se precipita en una oscura noche /  sembrando la miseria impía / así no se arremete al proletario / al obrero infeliz que en su morada / cansado y lazo del trabajo diario / reposa dulcemente, blandamente / en los cálidos brazos de su amada / presa de la ventura más ingente”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario