martes, 30 de diciembre de 2014

El Jardinero de Cd Bolívar



El 28 de marzo de 1996 al doctor Paúl von Büren se le cumplió el sueño de convertirse en el jardinero de la ciudad, según su propia confesión, aunque ya de por sí lo era, pues muchas veces se le vio junto con el médico traumatólogo Roque Bello D’Escrivan ornamentando plazas y parques de la capital angosturense
En esa ocasión el fundador y dueño de la Farmacia Unión en la calle Venezuela, dijo que la ciudad había que mejorarla, al tiempo que proyectar el Jardín Botánico hacia la comunidad para que ésta coopere y se entere de la obra en el campo científico, educativo, recreativo y turístico.
Paúl von Bürem sustituyó al fundador doctor Leandro Aristeguieta, quien pasó a ser asesor permanente y parte de la directiva junto con Helga Parchen, secretaria ejecutiva, y los miembros principales Dorothy Guerra y el doctor Domingo Álvarez Rodríguez. Suplentes: Elio Sanoja, Alpina Rodríguez y Eduardo Jhan.
El Jardín Botánico del Orinoco se llevaba adelante gracias a un Convenio suscrito el 31 de mayo de 1992 entre la CVG, Gobernación y Alcaldía que aporta las 60 hectáreas de La Laguna donde se desarrolla el proyecto.
Una Fundación dirigía toda la dinámica administrativa y productiva del Jardín, regida por un Consejo Superior formado por el Gobernador, el presidente de la CVG, alcalde de la ciudad, rector de la UNEG y un presidente que actúa como Secretario.
El doctor Leandro Aristeguieta Capella, dejaba la secretaría ejecutiva en manos de Paúl von Büren, pero de todas formas él continuaba en calidad como fundador y asesor. Aunque alejado en su residencia permanente de Caracas, donde dejaría de existir el 8 de octubre de 2011, a la edad de 89 años toda vez que había nacido en Guasipati el 20 de noviembre de 1923. Un año después compañeros, ex alumnos, familiares y amigos se reunieron en “el Jardín Paleozoico” de la Fundación Instituto Botánico de Venezuela FIBV donde se le rindió un sencillo homenaje a quien estimaban como uno de los botánicos más importantes del país. Su herencia científica, su estatura académica, la vigencia de sus polémicas posturas y algunas anécdotas formaron parte de los recuerdos que compartieron los presentes.
“Su trabajo se inició en el Instituto Botánico, para entonces en una casa situada en Los Caobos, tiempo después fue el responsable del traslado de las muestras del herbario a la sede actual, Jardín Botánico. En 1950 fue contratado por el Instituto Botánico del Ministerio de Agricultura y Cría, donde desarrolló una importante labor en el área de la botánica sistemática durante más de 20 años, contribuyendo con aportes fundamentales y el descubrimiento de varias especies y géneros nuevos para la ciencia y para el país”. Prof: Helga Lindorf exalumna. “junto con Tobías Lasser, Ernesto Foldats, Zoraida Luces de Febres e Ingrid Rooth fundó las unidades de docencia e investigación de la opción botánica en la Universidad Central de Venezuela... fue fundador y director del Jardín Botánico de Ciudad Bolívar y del Zulia. Más recientemente, el “Jardín del Paleozoico” en el Jardín Botánico de Caracas.
Ocupó el Sillón XXV de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales... La Fundación Palacio de las Academias lo designó como su “Jardinero Mayor”. Fue miembro fundador, director y presidente de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, con Francisco Tamayo desarrolló estudios y promovió la protección y conservación de la flora de los llanos de Venezuela, y creó la Estación Biológica de los Llanos en Calabozo, estado Guárico, dedicada a la docencia e investigación”. Profesor por más de 50 años, fue una figura polémica que además de generar conocimiento científico, mantuvo posturas poco populares en defensa de la botánica, el patrimonio forestal y la universidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario