martes, 9 de diciembre de 2014

Muerte del Padre Chien



TOPICOS2
El 18 de julio de 1995, se registró la muerte del Padre Pedro Chien, párroco de la población de San Miguel de El Palmar por espacio de 38 años, durante el cual realizó una labor material y espiritual que le ganó el afecto, admiración y devoción de aquella población de vida agropecuaria. Había llegado a Guayana en 1963 de la mano del Vicario General de la Diócesis de Ciudad Bolívar, Monseñor Samuel Pinto Gómez.
El lunes 18 de julio de 2005, a los diez años de su fallecimiento, sus restos fueron trasladados del Cementerio a la Iglesia de San Miguel Arcángel en ceremonia solemne que contó con la presencia de Monseñor Mariano José Parra, Obispo de Ciudad Guayana, quien ofició la misa previa a la inhumación e inauguró un Museo para exhibición permanente de los objetos vinculados al sacerdote de origen asiático.
El padre Wen Yuan Chien, o Padre Pedro Chien, nació el 29 de junio de 1925, en la ciudad de Jehel, China, concretamente en la República Popular de Mongolia, estado del centro oeste de Asia. País ganadero y con importantes yacimientos de carbón, petróleo y estaño, casi sin explotar.
De corta edad Wen Yuan Chien, junto a su familia se trasladó a la ciudad de Taiwán, ellos profesaban el budismo, su conversión al cristianismo y la de sus familiares fue motivada por las acciones de caridad, que efectuaban los cristianos católicos, fundamentalmente los misioneros.
De Taiwán, se trasladó a Roma, donde realizó estudios y se ordenó Sacerdote, Ingresó a la Orden de San Juan Bautista, se doctoró en Derecho Canónico, en Roma, y adoptó el nombre de Pedro. Como misionero llegó a España, donde realizó estudios de la lengua española, estudió medicina y cirugía, en la Universidad de Madrid.
Era políglota y en abril de 1960 llegó a Ciudad Bolívar para ejercer como párroco en Ciudad Piar, El Callao, Guasipati, y finalmente El Palmar.
La Diócesis de Ciudad Bolívar lo designó Párroco de El Palmar el 25 de enero de 1961 y desde entonces emprendió una labor social y cristiana que tocó sensiblemente a todos los estratos palmarenses. Cuando no había médico de servicio su casa parroquial la habilitaba para los enfermos. Instaló la primera academia de Mecanografía, también se desempeñó por mucho tiempo como profesor de la unidad educativa José E. Sánchez Afanador. Fundó el centro-taller “San Miguel” En este taller se prepara a los jóvenes para el trabajo en el área comercial y en los oficios del hogar, electricidad y reparación de artefactos eléctricos.
Su trabajo pastoral fue muy intenso; visitaba todos los caseríos, atendía a los enfermos y le suministraba las medicinas, y tendía las manos a los más necesitados. Muchos estudiantes fueron becados por él para continuar sus estudios. Creó las agrupaciones “Las Hijas de María” “El Apostolado de Oración” “La Legión de María” “El Movimiento de Apostolado Juvenil” y los “Cursillos de Cristiandad”.
El 25 de enero de 1986, la Municipalidad lo declaró Hijo Adoptivo.
Como un homenaje a su trayectoria, el nombre del Padre Pedro Chien fue colocado al municipio número once del estado. En virtud de tantos méritos, fue propuesto que con el nombre de Padre Pedro Chien se designara al nuevo municipio de Bolívar. La aprobación de esta propuesta ocurrió el 29 de septiembre de 1995, fecha en la cual El Palmar pasó a ser el municipio número 11 de esta región. En esa fecha fue declarado por un día como capital del estado Bolívar. Luego, al cumplirse diez años de su muerte, la Alcaldía, por instrucciones del burgomaestre Franklin González, realizó el traslado de sus restos mortales hasta la iglesia San Miguel Arcángel de El Palmar; cumpliéndose así un deseo que el solicitó en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada