sábado, 2 de julio de 2016

René Silva, médico y escritor


René Silva Idrogo a quien conocemos como profesional de la medicina especializada, aunque siempre picado por el prurito de la política, comenzó a sentir la necesidad de escribir y lo hacía desde el año anterior que dio a luz “Retazos”, un libro mitad poemas, mitad relatos y que fue como globo de ensayo para medir sus posibilidades de aceptación en la creación literaria.
            Y la necesidad en este campo a René se le volvió ambición y lo percibimos cuando contrapunteamos un poco con él un día de enero sobre “En el nombre de Hipócrates”, su segundo libro en menos de un año que amaneció como la historia novelada de un médico que invocando al padre de la medicina distorsiona los principios de la deontología médica.
            En base a la lectura de este libro de 166 páginas y 20 capítulos dialogamos con el autor  sobre el tema de la novela que nos pareció interesante porque ha sido escasamente tratado en forma literaria, sin embargo dudaba de que tuviese el  éxito que él suponía.
            -El éxito o fracaso –respondió- lo dará la aceptación o no del lector con todas las limitantes que significa carecer del conocimiento de ciertos mecanismos y contactos para que ocurra. 
            ¿Estás realmente sólo en este propósito?         -Yo quiero hacer un camino desde el ABC, sin pasar por encima de nadie, sin utilizar influencias, sin tener que hacer una edición endosada por organismos públicos o privados. Quiero medirme ante el país decidor que es el público.
            ¿Deviene esa animación acaso de tu primer libro?        -Después que terminé “Retazos” quedé con la efervescencia, no hay duda, y ahora me encuentro como en una pendiente que quiero continuar escalando sin temor a dar un mal paso y deslizarme.


1 comentario:

  1. Mi fraterno amigo, gran persona, gran médico y polifacético.

    ResponderEliminar