jueves, 21 de julio de 2016

Primera Mujer Presidenta de la Legislatura de Bolívar


La doctora en medicina Estela Cabrera de Hernández, hija del ex Senador y ex Gobernador Horacio Cabrera Sifontes, guayanés de Tumeremo, pero ella, marabina cono la Guajira, ligó la suerte de ser la primera mujer que asume la Presidencia del Poder Legislativo  del Estado.  Creo que también la segunda mujer llegada al recinto parlamentario regional  por votación popular. La primera fue Luisa Salazar de Rebolledo con los votos de Acción Democrática, pero durante sus cincos años de Diputada no se le presentó la honrosa ocasión de la presidencia que luego con ligada fortuna se le presentó a la ginecóloga.
La Presidencia de la doctora Estela Cabrera tiene una larga historia que contar y podemos afirmar que le costó  su militancia urredista. La Dirección Regional de URD se opuso y excluyó de sus filas a la galena diputada  cuando ésta  suscribió contra viento y marea un pacto para alternar durante cuatro años la  Presidencia de la Legislatura entre diputados del MEP (Róger González), COPEI ) Francisco Álvarez Medina), FDP  (Humberto Fernández) y ella.
Acción Democrática, no obstante con mayoría relativa (5 diputados) quedó excluida del pacto, pero nunca sus dirigentes dejaron de trabajar abiertamente o en la sombra para romper lo que a la larga se hizo irrompible.  El convenio parlamentario llegó a su fin en noviembre de 1972 cuando los diputados signatarios del pacto quedaran enteramente libres y sin compromiso.
Todavía se votaba con tarjeta de colores y se debatía en el Congreso el tema de las máquinas electorales que favorecía el partido Copei a través de las voces de José Luis Zapata, José Rodríguez Iturbe, Luis Vallenilla, Nero Neri Mago y Oswaldo Álvarez Paz.
Las máquinas electrónicas harían menos problemático el comportamiento de los ciegos y de los daltonianos a la hora de votar por aquello de la incapacidad  en la vista para distinguir los colores, especialmente el rojo y el verde, se comentaba en medio de la diatriba política.
Un copeyano con ese impedimento en la vista seguro que a la hora de votar votaría por el partido comunista  y un comunista daltoniano lo haría por Copei.   Tremenda confusión que seguramente en su tiempo atormentó a Juan Dalton, físico, químico y naturista ingles, célebre por su ley sobre las proporciones múltiples, fundamentos de la teoría atómica. Precisamente fue Dalton el primero en hacer un estudio  serio sobre esta perversión de los colores que él padecía. Desde entonces fue obligante denominar “Daltonismo” a esta enfermedad de la vista y “Daltoniano” al que la padece como es el caso de algunos conductores de nuestra ciudad capital.
Sí, lamentablemente hay en este lugar del Orinoco muchos conductores daltonianos reales o fingidos. Lo hemos podido comprobar al estar en la cola o cerca de algún semáforo. Vemos pasmado cómo pasan como unos bólidos y hasta le tocan corneta a los autos que están delante frenados cuando la luz roja  del Semáforo esta en su punto más vivo. Lo que quiere decir que algo anda mal en el Colegio de los Médicos donde expiden los certificados de vista y reflejos o seguramente este tipo de conductor es suicida o tan apurado anda que muy poco le importa que lo confundan con un daltoniano.

         Muchos guayaneses se preguntaban si los Dalton establecidos en Ciudad Bolívar el siglo pasado con una fuerte Casa Mercantil, estaba emparentado con el físico y químico ingles que confundía los colores o más bien con  Leonard V. Dalton, geólogo y geógrafo inglés  que estuvo en Venezuela en 1910 realizando investigaciones que luego vertió en un libro. Desde entonces era  el “Callejón Dalton” en lo que es hoy la Calle Piar de esta Ciudad Bolívar que tuvo a una marabina como primera mujer Presidenta de la Asamblea Legislativa.

1 comentario:

  1. Ella nos honró con su amistad!
    Que brille para ella la Luz Perpetua!

    ResponderEliminar