sábado, 9 de julio de 2016

Francisco Morochito Rodríguez


El 18 de noviembre de 1968, Francisco Morochito Rodríguez, a quien vemos en la gráfica abrazado efusivamente por una joven guayanesa, fue objeto de un homenaje por parte de los fanáticos bolivarense que lo esperaron desde tempranas horas en la Terminal del Aeropuerto para felicitarlo por convertirse en el primer venezolano ganador de una Medalla Olímpica.
         El homenaje lo organizó un Comité elegido por una asamblea de deportistas y periodistas reunidos en el Gimnasio Cubierto y el cual quedó presido por el Locutor Héctor Cristofini e integrado por Antonio López Escalona, Ramón Aray Lefebres, Ismael Morales Pérez. Antero Pérez e Hilda Arrioja.
         El 26 de octubre de 1968 en el México Arenas, Francisco Morochito Rodríguez, de 48 kilogramos, subió al cuadrilátero para enfrentarse al púgil coreano Joun.Ju Lee en tres asaltos y regalarle a Venezuela su primera medalla de oro en unos Juegos Olímpicos.
Los Juegos Olímpicos de México 68 estrenaban una nueva categoría en la disciplina boxística, la división minimosca, y en ella estaba inscrito un pequeño venezolano de la costera ciudad de Cumaná llamado Francisco Rodríguez y a quien apodaban "Morochito".
El 17 de octubre subió Morochito al ensogado olímpico por primera vez para enfrentarse a su amigo el cubano Rafael Carbonell, contrincante que le había sido asignado en el sorteo. Su entrenador Ángel Edecio Escobar estaba en la esquina para darle las instrucciones y el púgil cumanés supo llevar a cabo la estrategia de Escobar para vencer por decisión unánime.
Tres días después de superar a Carbonell le tocaba verse las caras con el celandés Khata Karunarathe, a quien Morochito envió dos veces a la lona en el segundo asalto para que finalmente el árbitro detuviera la pelea y le diera el triunfo al boxeador venezolano por nocaut técnico.
El 23 de octubre al pequeño púgil cumanés le tocaba enfrentarse al estadounidense Harlan Marbley, a quien ya había vencido en los Panamericanos de Winnipeg 67. En esa ocasión Morochito repitió ante el norteamericano y le ganó por decisión 4 puntos a 1, para alcanzar la puja final por la presea dorada.
Su contrincante en la final sería el coreano Joun-Ju Lee, quien era considerado uno de los mejores boxeadores de la división de los 48 kilogramos.
El 26 de octubre Morochito y el coreano subieron al cuadrilátero a disputar la primera de las once finales que se disputaban ese día en la disciplina de los puños. Toda Venezuela estaba pendiente de lo que ocurría en el México Arena, a través de la transmisión de Radio Continente, en la voz de Carlos González Ruiz.
Los primeros dos asaltos fueron bastante parejos y el tercero fue el decisivo. Después del sonido de la campana los jueces decidieron y el árbitro levantó la mano del cumanés, que recibió los aplausos de un público mexicano que celebraba la victoria de un latinoamericano.
Morochito se abrazó a la bandera, lloró con el sonido del himno nacional y dejó su huella en la historia del deporte venezolano al recibir la primera medalla de oro olímpica que ganaba Venezuela.
Francisco “Morochito” Rodríguez, nació en Cumaná el 20 de septiembre de 1945, hijo de Olga Margarita Rodríguez de Brito. Su padre abandonó a su familia antes de que Francisco naciera, por lo que no utilizó el apellido Brito al participar en competencias. Rodríguez recibió el sobrenombre “morocho”, por tener una hermana gemela llamada Alida. Se crió junto con catorce hermanos, siendo el segundo, en un hogar de pocos recursos. Trabajó con su abuela vendiendo pescado y nunca recibió una educación formal, por lo que no aprendió a leer y a escribir hasta llegar a la adolescencia. A los once años entró al mundo del boxeo comenzó con sus puños a vislumbrar su escaño en los anales del boxeo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada