martes, 16 de junio de 2015

Tendido eléctrico hasta Brasil



El tendido eléctrico para surtir de energía venezolana a Brasil se inició durante el mandato del ex presidente venezolano Rafael Caldera (1994-1999), y finalizó en junio de 2001, luego de haber tenido un proceso de construcción accidentado, con varias paralizaciones ante reclamos indígenas, que lo rechazaron alegando que llevar mayor desarrollo a la zona donde viven conlleva a la desaparición de sus culturas centenarias.
La Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) brasileña había anunciado que a más tardar el 31 de julio de ese año 2001, la ciudad de Boa Vista, capital del estado brasileño Roraima, comenzaría a recibir energía de Venezuela a través del tendido eléctrico.
El caso fue llevado por las comunidades indígenas afectadas ante el Tribunal Supremo de Justicia, bajo la presidencia de Iván Rincón Urdaneta quien declaró sin lugar la acción de amparo constitucional ejercida por los ciudadanos Melchor Flores, Darío Castro, Gilberto Ortiz, Jesús Miguel Monagas, Eusebio Castro Granes y Silvano Castro, en fecha 19 de mayo de 2000, contra la República Bolivariana de Venezuela y la empresa Electrificación del Caroní C.A. (Edelca). Sin embargo, ordenó al Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales que, con el apoyo de la Defensoría del Pueblo y de los representantes de las comunidades indígenas de Mapaurí, Kamoirán, San Juan de Kamoirán, San Antonio de Morichal, Marakrí, El Vapor, San José Km. 16, Paruruaca y San Luis de Morichal, procediera al diseño y ejecución inmediata de un plan destinado a verificar y garantizar el debido cumplimiento de las condiciones y medidas de mitigación y control previstas en las autorizaciones administrativas otorgadas a la empresa CVG Electrificación del Caroní, C.A. (Edelca), para la ocupación de territorio y para la afectación de recursos naturales renovables, a los efectos de la construcción de la línea de transmisión eléctrica Venezuela-Brasil.
Al fin el tendido eléctrico se cumplió y en agosto de 2001, los presidentes de Venezuela y Brasil, Fernando Henrique Cardozo y Hugo Chávez Frías, inauguraron la red de interconexión hidroeléctrica para suplir de energía al norte brasileño, acompañados del presidente de Cuba, Fidel Castro.
El sistema de transmisión de electricidad une a los poblados y selváticos territorios del sureste de Venezuela con el norte de Brasil, que sufría un déficit de energía eléctrica y utilizaba fuentes alternativas derivadas del petróleo.
La línea de alto voltaje, que requirió 400 millones de dólares, venció resistencias de grupos indígenas y ambientalistas, quienes argumentaban que dañaría el medio ambiente del Amazonas brasileño y la Gran Sabana de Venezuela. “Son 676 kilómetros de cables de alta tensión, son 676 kilómetros de integración sudamericana, son 676 kilómetros de amistad brasileña-venezolana”, dijo el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, quien viajó especialmente a Venezuela para el acto.
El tendido eléctrico fue inaugurado atendiendo una orden de Chávez de “pasar la cuchilla a la línea de transmisión”, dada a través de un radio portátil a un operador de la empresa La Electrificación del Caroní (Edelca).
Mediante el sistema de transmisión Venezuela venderá energía eléctrica a la ciudad de Boa Vista, capital del estado de Roraima en el Amazonas brasileño, a través de un contrato entre la empresa estatal venezolana Edelca y Electronorte de Brasil. Las críticas de ecologistas al tendido eléctrico surgieron porque este atraviesa el Parque Nacional Canaima, donde se encuentra el Salto Angel, el más alto del mundo.
El 12 enero 2010, Venezuela disminuyó sus envíos de electricidad a Brasil en un 20 por ciento a raíz de la crisis energética que estaba y sigue viviendo el país. La reducción fue de 100 a 80 megavatios sus envíos al estado fronterizo de Roraima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada