sábado, 23 de mayo de 2015

Designación del Carnal que pediría la renuncia de Chávez.

El 22 de enero de 2001 el arzobispo de Caracas, Ignacio Antonio Velasco, reaccionó sorprendido pero honrado por su nombramiento como cardenal por el papa Juan Pablo II. Velasco indicó que la designación es un “honor”, aunque lo tomó “un poco por sorpresa”. También señaló que el nombramiento implica mayores responsabilidades. Velasco fue el quinto sacerdote venezolano nombrado cardenal.
Pasó varios años trabajando con las comunidades indígenas de la selva amazónica de Venezuela. Nacido el 17 de enero de 1929 en la ciudad de Acarigua en el estado Portuguesa.
Se unió a la Sociedad de San Francisco de Sales (SDB), de San Juan Bosco, de los salesianos en el Seminario Menor de la Vega, donde hizo secundaria y estudió latín; Noviciado Salesiano de Santa María (Los Teques); profesó el 25 de agosto de 1945; Filosofía Salesiana en Boleíta (Caracas); profesor internado en el Seminario Menor en Bolea; Universidad Salesiana de Turín, Italia (licenciaturas en filosofía y pedagogía). Votos perpetuos el 30 de julio de 1951 en Valdocco, Turín; Pontificia Universidad Gregoriana en Roma (Licenciatura en teología).
Ordenado el 17 de diciembre de 1955 en Roma. Elegido obispo titular de Utimmira y nombrado vicario apostólico de Puerto Ayacucho el 23 de octubre de 1989. Consagrado el 6 de enero de 1990 por el Papa Juan Pablo II en el Vaticano. Asistió a la IX asamblea del Sínodo Mundial de Obispos realizada en el Vaticano del 2-29 de octubre de 1994. Promovido a la sede metropolitana de Caracas el 27 de mayo de 1995.
Creado cardenal el 21 de febrero del 2001; recibió la birreta roja y el título de Santa María Domenica Mazzarello. Pero la jerarquía le duró poco tiempo, pues falleció el día 6 julio de 2003 a la edad de 74 años.
Durante los sucesos de abril que provocaron la salida frustrada del Presidente de la República, planteó al mandatario la necesidad de su renuncia a favor del estado grave de conflictividad del momento,
A ellos se refirió el presidente Hugo Chávez en un discurso por cadena nacional pronunciado el 14 de abril de 2002 y admitió que posiblemente se una en el infierno en el momento de morir con el difunto cardenal Velasco.
El blog de los gemelos López Rafasehiri se preguntó entonces: ¿Qué tendrá el presidente Hugo Chávez en su conciencia para dar por sentado que terminará en el infierno?

La página de Aporrea en artículo de Roberto Jiménez Maggiolo lo califica de “traidor y golpista”, de un currículum incoloro y pobre por haber suscrito el decreto de toma de posesión de Carmona.
Cuando el sábado 5 de julio de 2013 se cumplieron diez años del fallecimiento del cardenal Ignacio Antonio Velasco, XIV arzobispo de Caracas; fue recordado durante una eucaristía en sufragio de su alma, que se efectuó en la Catedral Metropolitana de Caracas.
En esa ocasión se recordó el legado del purpurado y destacó “la generosa e intensa labor ministerial, primero como religioso salesiano, fino educador de la juventud, y después sacerdote, y luego como vicario apostólico de Puerto Ayacucho, hasta el momento en que fue llamado a regir esa importante sede, testimonia su gran dedicación a la causa del evangelio, a la vez que da prueba de su profundo amor a la Iglesia y de las cualidades que lo adornaban”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada