martes, 24 de noviembre de 2015

Robo en el Museo


El arte se convirtió en el blanco de la incesante inseguridad que impera en Ciudad Bolívar, cuando el lunes 28 de marzo de 2005, seis importantes obras de conocidos y destacados artistas plásticos fueron robadas del Museo que funciona en los espacios de la casa histórica donde se editó a partir de 1818 El Correo del Orinoco, el hebdomadario de los patriotas republicanos.
Los ladrones de arte no sólo cargaron con obras de incalculable valor monetario, sino histórico, para el Museo de Ciudad Bolívar, que ocupa los espacios de la Casa del Correo del Orinoco, ubicado en el Paseo Orinoco y cuyas áreas también recogen el arte y la historia del periodismo venezolano.
 Los trabajadores del museo fueron sorprendidos la mañana de este lunes 28, cuando descubrieron que la puerta de acceso a la sala donde se exhiben las obras de los artistas pertenecientes al Círculo Bellas Artes de Caracas había sido destrozada, y sustraídas varias de sus piezas.
Los ladrones "expertos" en arte emplearon algún tipo de herramienta para romper la madera de la puerta, logrando abrir un boquete, por donde se presume lograron llevarse las seis obras, que fueron sacadas con sumo cuidado de sus respectivos marcos.
El hampa del arte se introdujo al museo luego de violentar la puerta que conduce a la azotea, cuyas cerraduras fueron destrozadas. Los ladrones bajaron por la escalera haciendo a un lado las figuras de "los caminantes" que se exhiben en esta área, hasta llegar al corredor.
Las obras robadas fueron "Calvario" de Tito Salas, óleo sobre tela, con medidas de 69x53 centímetros; "La Amenazante" de Oswaldo Vigas; "Azul" de Francisco Hung; "Academia de El Despellejado" de Emilio Boggio, creyón sobre papel; "San Juan" de Pedro Centeno Vallenilla, lápiz sobre papel.
  En el suelo quedó tirada, con su marco destrozado la acuarela de Emilio Boggio del año 57, titulada "Prueba de la Fortuna", la cual se cree no pudo ser sustraída por estar fuertemente pegada a su marco.
         El Museo, transformado hoy por el Gobierno Regional en “Museo Angostura” con una orientación distintas a la original, guarda en su interior 100 años de pintura venezolana, además de un importante colección de obras de otros países gentilmente donadas por sus autores, especialmente por artistas italianos.
Efectivamente, los pintores italianos están representados en el Museo de Ciudad Bolívar con el mayor número de obras. Más de 70, de diferentes técnicas, desde el acrílico a la acuarela, pasando por la técnica mixta, el collage, el dibujo y la serigrafía.
Nueve de estas obras fueron realizadas expresamente como homenaje a Simón Bolívar y a Venezuela por Gloria Persiani, Mario Bizarri, Alba Savoy, Anna María Vencheri, Aldo Mengolini, Carlos Bevilacqua, Vicenzo Gigli, María Laura Piccinello y el japonés residente en Roma, Takara Noya.
Aparte de la colección de obras italianas, el patrimonio del Museo estimado en más de 900 obras, incluye las de los siguientes maestros igualmente extranjeros: Carlos Enríquez (Cuba 1901-1957), Baltasar Lobo (España 1910-1993), Rufino Tamayo (México), Edgar Negret (Colombia), Bruno Vernier, Pérez Celis, Horacio Blas Maza y Liliana Porter (Argentina), Jorge Eilson y Joaquín Roca Rey (Perú), Ada Balcácer (República Dominicana), Duncan (Inglaterra), Felipe de Vallejo (España), Lourdes Castro (Portugal) y dos pinturas del disidente ruso Eugenio Rujín, muerto en 1974, las únicas de un pintor ruso que se encuentran en Venezuela y las cuales fueron donadas respectivamente, por la Embajada de Venezuela en Rusia y Carlos Maldonado Bourgoin
Además de este patrimonio de artes visuales debemos destacar que el inmueble construido a comienzos del siglo diecinueve a las faldas del cerro El Vigía que contienen las aguas del Orinoco, es de por sí, una obra de valor arquitectónico que según la tradición de las escrituras, perteneció al canario José Luis Cornieles, quien luego de la campaña de Guayana, se hizo amigo del Libertador y llegó a ser Alcalde Provincial. Cornieles puso a la orden del gobierno supremo sus propiedades, entre ellas la colonial casa del morichal de San Isidro que sirvió de residencia al Libertador.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada