jueves, 12 de noviembre de 2015

Muerte dell primer Papa que visito Guayana

El sábado 2 de abril de 2005, el santo padre Juan Pablo II, primero que visitó Guayana, murió a las 9:37 en su apartamento privado.
El anuncio del deceso del Sumo Pontífice lo hizo en un comunicado el arzobispo argentino Leonardo Sandri, desde el atrio de la basílica de San Pedro en el Vaticano.
 El Papa falleció a los 84 años de edad, tras una larga agonía que tuvo sus peores momentos en los últimos dos días, durante los cuales el mundo entero estuvo expectante ante lo que se percibía como la inminente y fatal noticia.
 Cerca de 100 mil personas, muchas de ellas llorando desconsoladas, se encontraban en la Plaza de San Pedro cuando el anuncio fue hecho, transmitido en vivo a todas las naciones del mundo, informando que el pontífice que hizo de los medios de comunicación una herramienta más en su labor evangelizadora, había abandonado la vida terrenal y había partido a la casa del padre celestial.
 Inmediatamente los fieles estallaron en un sentido aplauso de homenaje al hombre que batió todos los récords durante su papado, el tercero más largo de la historia.
Haciéndose eco de la noticia, la campana mayor de San Pedro tocó a difuntos, y el mismo tañido fúnebre resonó en las iglesias de toda la ciudad y el mundo entero, mientras que la emisora de la Santa Sede, Radio Vaticana, interrumpió su programación habitual para difundir un réquiem, y su órgano oficial, el Osservatore Romano, sacó a la calle una edición especial.
 Para recordar y honrar a Juan Pablo II, el Papa que marcó una era de la historia de la humanidad, el Correo del Caroní preparó una edición especial en nuestro Cuerpo C, dedicada a esta enorme figura de la cristiandad que partió al encuentro con Dios.
Casi medio millón de personas desfilaron a despedir al Santo Padre. Las grutas vaticanas destinadas a su descanso final. La Santa Sede informó que Juan Pablo II fue sepultado el viernes  muy cerca de la tumba del apóstol San Pedro.
Al fallecer Juan Pablo II, tradicionalmente es el cardenal Penitenciario Mayor, en ese momento el norteamericano James Francis Stafford,  el encargado de vestir al Pontífice con los hábitos  para la celebración de su entierro. El cadáver del Papa fueá colocado en un catafalco delante del Altar de la Confesión de la basílica de San Pedro, donde permaneció tres días, por lo que antes del jueves no fueron oficiados los funerales. La ceremonia oficial para las exequias del Papa tiene siglos de historia, aunque actualmente queda recogida en el capítulo V de la Constitución Apostólica Dominici Gregis, promulgada por el fallecido Juan Pablo II en 1996.  "Después de la muerte del Romano Pontífice, los Cardenales celebrarán las exequias en sufragio de su alma durante nueve días consecutivos, según el Ordo exsequiarum Romani Pontificis, cuyas normas, así como las del Ordo rituum Conclavis ellos cumplirán fielmente", dice el texto constitucional en su artículo 27.
Hecho histórico trascendental bajo el arzobispado de Monseñor Crisanto Mata Cova fue la visita, por primera vez,  de un Papa a Guayana, obviamente, de Su Santidad Juan Pablo II (Karol Wojtyla), quien como Monseñor Mata Cova también pasó por la jerarquía de Arzobispo, allá en Cracovia, Polonia, donde el 95 por  ciento de la población es católica y donde por contrasentido imperaba entonces un régimen comunista.
         De manera que siendo Monseñor Crisanto Mata Cova, arzobispo metropolitano de Ciudad Bolívar y Monseñor Medardo Luzardo Romero, Obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana, Su Santidad el Papa Juan Pablo II visitó específicamente Ciudad Guayana y ofició una misa en Alta Vista ante una multitud procedente de toda la región del Sur y Oriente, el 29 de enero de 1985.



No hay comentarios:

Publicar un comentario