jueves, 19 de noviembre de 2015

El pernicioso mal de los apagones

Las frecuentes interrupciones eléctricas, popularmente conocidas como “apagones”, son un mal que por venir de muy atrás ´se ha vuelto, además de pernicioso para la sociedad urbana e industrial, un mal crónico, vale decir, incurable, no obstante los avances de la ciencia y la tecnología. Muchas promesas, muchas inversiones y nada.  Pero ese fenómenos sólo parece ocurrir aquí en Venezuela, porque en otras ciudades con menos petróleo y menos fuentes hidroeléctricas, que sepamos, no suceden tales y constantes interrupciones.
En el 2005, era tan grave la situación que el propio Gobernador, Francisco Rangel Gómez, expresó su preocupación no sólo por los constantes apagones que se producían no sólo en  en Ciudad Bolívar, sino también en Ciudad Guayana, precisamente donde reside la plataforma generadora de la electricidad para toda Venezuela.  Entonces expresó,  "hay una situación de emergencia que está generando crisis y situaciones muy difíciles".
Para solucionar la problemática del servicio eléctrico en Ciudad Bolívar era necesario invertir al menos quince millardos de bolívares. Tal la afirmación del gobernador tras sostener un encuentro con los presidentes de Eleoriente y de Edelca, además del alcalde del municipio Caroní Clemente Scotto, y diversos representantes del ejecutivo regional.
Rangel Gómez explicó que los trabajos que debían realizarse en la subestación de Cadafe que surte de energía eléctrica a la capital y debido a que la compañía Elebol "no está en condiciones financieras de asumir esta inversión", se preveía la intervención del gobierno regional, a fin de facilitar los fondos necesarios y cooperar con la empresa local.
También se informó sobre un estudio que realizaba Edelca sobre la problemática de Ciudad Bolívar, a fin de definir con exactitud cuáles son los requerimientos y definir estrategias que produzcan una solución de raíz.
El jefe del ejecutivo regional reiteró su apoyo a la propuesta de impulsar la creación de Edelsur, "esta es una propuesta que yo he tomado desde que estaba en CVG y  le voy a dar todo el apoyo político que necesita (...) la compañía está planteada en el marco de la separación de actividades de las empresas eléctricas del país a raíz de la Ley Eléctrica del año 99, esta separación no se ha dado, pero seguiremos apoyando el proyecto".
Lo muy cierto es que no obstante inversiones y remedios durante los últimos diez años, los apagones continúan con la misma frecuencia poniendo al Gobierno en un disparadero, pues la Oposición dispara diciendo que la tal situación tiene su explicación en la ineficiencia e incompetencia gerencial, falta de mantenimiento de las líneas de distribución, a desvío de las inversiones, a retraso de los planes de desarrollo hidroeléctrico. Mientras el Gobierno alega consumo irracional de la energía, sabotaje, no sólo humana sino también de animales como las iguanas, rabipelaos, aves de rapiña y hasta el Imperio ha salido a relucir en los discursos.
Ante la inutilidad de quejas y reclamos, la gente se está acostumbrando a convivir con los apagones y para consuelo y buen humor alguna que otra radio de tantas que ahora hay en la ciudad, nos retrotrae a los años cuarenta cuando estaba de moda aquella pieza musical:  “con el apagón / que cosas suceden / con el apagón…Bueno se trata de una linda muchacha que fue aprovechada gracias a un apagón y cuando regresó la luz, la muchacha se dio cuenta que era su padre el aprovechador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario