martes, 29 de septiembre de 2015

Preservación del mecizo guayanés


Muchas veces se ha hablado de las riquezas naturales que tiene Venezuela, pero todo lo que se ha dicho se queda corto ante los nuevos hallazgos de los especialistas, quienes han realizado un extenso arqueo de especies de flora, fauna e ictiofauna, que en muchos casos no eran conocidas y son únicas en todo el planeta.
El Escudo de Guayana es una zona de 2,5 millones de kilómetros cuadrados, en la que cohabitan más de 20 mil especies de plantas y por lo menos 4 mil vertebrados, algunos de ellos únicos en todo el planeta y en la que se puede apreciar una variedad de ecosistemas que van desde el bosque tropical seco, bosque de galería, sabanas, morichales hasta bosques húmedos y tepuyes.
Lo que hoy conocemos como estado Bolívar es la parte central del macizo, la tierra más antigua del continente sudamericano. Se le calcula una edad geológica aproximada de 3.500 millones de años, muchísimo más vieja que Los Andes y el resto de Venezuela. De manera que Guayana siempre ha sido tierra firme mientras el resto de Venezuela tierra inestable sujeta a procesos y alteraciones producidos por presiones de fuerzas orogénicas.
Donde hoy se elevan Los Andes, por ejemplo, el mar cubría profundas depresiones hará aproximadamente 55 millones de años, mientras el Escudo guayanés-brasilero, aunque afectado por fuerzas internas, se mantuvo sobre el nivel de los mares.
El Orinoco no era el mismo de la trayectoria y cauce de hoy. Es decir en el período pre-cretácico, hasta 3.500 millones de años atrás no se sabía cómo corría el Orinoco sobre la tierra positiva formada por el Escudo guayanés-brasilero que era lo único que existía de la América del Sur.
Los geólogos J. N. Perfetti y José Herrero Noguerol, propusieron en el VI Congreso Geológico Venezolano la idea especulativa de que el Orinoco entonces ha podido ser el mismo río Guaviare con salida Sur-Norte hacia el borde del Escudo al que después se agregó el río Meta que en copiosa correntía bajaba de la formación cordillera cuando ésta emergía en pleno período terciario y el mar se retiraba a medida que la sedimentación iba tomando cuerpo.
Podría decirse entonces que el Orinoco del período terciario -dos millones de años- divagaba desde su punto de confluencia con el Meta por y a lo largo de la depresión del actual río Unare, hasta desembocar en el Mar de las Antillas por las abras de los canales Unare-Tuy-Naricual.
Pues bien, en época más reciente -un millón de años- y a causa de una serie de fenómenos estructurales y geomorfológicos, el Orinoco comenzaría a declinar, como el minutero de un reloj, desde la desembocadura del Unare hasta lo que es hoy el Delta. En esa etapa de todo un proceso tormentoso, el Río Padre entró en reposo al encontrar su cauce actual, recostado sobre las rocas cristalinas del Escudo guayanés. Esto hace suponer, que el Orinoco moderno, el de la línea sinuosa descendente que va de Caicara hasta el Delta, debe tener entre 10 y 17 mil años aproximadamente, la misma edad que se dice tiene la aparición de los primeros habitantes de Guayan. El Escudo o Macizo Guayanés se extiende por Venezuela (la Guayana Venezolana), Brasil (región Norte de Brasil), Guyana, Surinam, Guayana francesa y una pequeña parte de Colombia, en la parte de la región Amazónica, en el departamento de Guainía.
Sus límites son el río Orinoco al norte y al oeste, y la selva Amazónica al sur. Tiene una forma irregular y está constituido, desde el punto de vista geológico, por un macizo o escudo antiguo de la era precámbrica, con una cobertura sedimentaria también muy antigua, formada por areniscas y cuarcitas muy resistentes a la erosión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada