miércoles, 9 de septiembre de 2015

Busto en relieve de Luis Manuel Peñalver


En agosto de 2004, autoridades de la Universidad de Oriente develaron un busto del doctor Luis Manuel Peñalver. Primer presidente-rector que tuvo la institución cuando fue creada en noviembre de 1958 por el presidente provisional de Venezuela, Héctor Sanabria.
Al doctor Pedro Mago, rector de la Universidad de Oriente, correspondió descubrir el alto relieve del busto del Dr. Luis Manuel Peñalver, realizado por el artista plástico y profesor universitario José Agustín Rojas.
La figura en relieve resalta en la sede del Decanato del Núcleo Bolívar, el cual costó 20 millones de bolívares, y rinde homenaje a quien fuera rector fundador de esta casa de estudios.
Luis Manuel Peñalver, nativo de San Antonio de Maturín, estado Monagas, primero de febrero de 1918, murió en Caracas el 28 de abril del año 2004. Fue un médico adscrito al campo de la malariología, pero incursionó en la política bajo la tolda de Acción Democrática.
Estudió medicina con el fundador del Instituto de Medicina Tropical Félix Pifano, hasta 1943. Trabajó luego como investigador en el área de Medicina Tropical. En octubre de 1945 fue nombrado por la Junta Revolucionaria de Gobierno como vicerrector de la Universidad Central de Venezuela.
El 29 de enero de 1946 presentó, en el Consejo Universitario, una propuesta para crear una escuela de estudios de ciencia en la UCV.
Durante el régimen de Marcos Pérez Jiménez se exilió en Guatemala, donde fue gerente de un laboratorio en el cual se desempeñó, antes de ser guerrillero, Ernesto “Che” Guevara.
Bajo su conducción como rector fundador fue creada la Universidad de Oriente el 21 de noviembre de 1958. Entre 1969 y 1974 fue vicepresidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas y en 1974 designado ministro de Educación por el presidente Carlos Andrés Pérez su carrera política concluyó como embajador plenipotenciario en Italia.
Siendo rector de la UDO, el doctor Luis Manuel Peñalver estuvo como invitado en el presídium de la VI Convención Nacional de Periodistas realizada en Ciudad Bolívar de julio de 1968, y la cual estuvo presidida por Américo Fernández. Estuvo acompañado del decano Luis Iriarte y en esa ocasión en que trasmitió a los convencionistas la salutación de las autoridades, profesores y alumnos de la mencionada institución universitaria, dijo que los periodistas han sabido ganarse el reconocimiento del pueblo venezolano en sus luchas y sus labores en pro de la cultura y en pro de Venezuela. Destacó el hecho que la VI Convención se reunía en uno de los momentos más cruciales para Venezuela que se preparaba para realizar uno de los actos más importantes del país democrático: el cumplimiento de una justa electoral que habrá de permitir la renovación alternativa de las autoridades y de los poderes públicos; de que se vive en una época de avances insospechados en la ciencia, en la tecnología, transformación de los recursos, en el dominio de las le y de las fuerzas de la naturalezas por ello es necesario que los universitarios y los periodistas procuren un desarrollo balanceado de la ciencia y de la tecnología, pero también las ciencias sociales y de las humanidades y que la brecha que persiste actualmente entre los países desarrollados y subdesarrollados se cierre fundamentalmente gracias al esfuerzo de nosotros mismos. Se refirió al peligro de un control absoluto por parte del Estado, lo que nos mueve a luchar para preservar el sistema, democrático en su concepción moderna, permitiendo una acción reguladora del Estado en cierta proporción y lo mismo de las instituciones educativas y sociales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada