martes, 15 de septiembre de 2015

El Alcalde Clemente Scotto

El 5 de noviembre de 2004 fue juramentado el alcalde de Caroní, Clemente Scotto Domínguez, luego de comprobar el quórum reglamentario, en sesión extraordinaria, la Cámara Municipal.
En un acto inusual y con mucha tensión política, se efectuó la juramentación, pues dentro del Teatro Municipal se encontraban los nueve concejales afectos a la gestión de Antonio Briceño.
El centro de San Félix fue tomado por efectivos militares de la Guardia Nacional, adscritos al destacamento regional número 8, con motivo de la toma de posesión,
Estas medidas de seguridad se tomaron también para evitar cualquier choque entre los seguidores de Scotto y los afectos a la gestión de gobierno del ex alcalde de Caroní Antonio Briceño.
Entre los invitados especiales se encontraban el general Alberto Betancourt Nieves, comandante del Core 8; el diputado de la Asamblea Nacional, Rafael Ríos, algunos directivos de las empresas tuteladas de CVG y cuerpos consulares.
Asimismo hicieron acto de presencia, Teodardo Porras, jefe del comando de campaña del gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, quien vino en representación del mandatario regional, militantes que acompañaron al alcalde en su campaña y diferentes partidos de la alianza oficialista.
El teatro municipal estuvo totalmente abarrotado, tanto así que habilitaron en la entrada de la municipalidad dos pantallas gigantes para que los asistentes no se quedaran sin ver el acto de juramentación.
Por un momento reinó la anarquía, la euforia por la llegada de la nueva autoridad municipal colmó los pasillos de la Alcaldía de Caroní de personas que querían saludarle. A su entrada al teatro Municipal, la consigna y “!volvió, volvió, volvió, volvió!” era coreada por cientos de personas que al mismo tiempo decían “le volvió el alma a Caroní”.
Posteriormente fue recibido por los concejales de la Cámara Municipal, limitándose -Scotto- a saludar a uno que otro edil con el acostumbrado apretón de manos, los otros ediles en su mayoría seguidores de Briceño eran saludados desde lejos.
Los nuevos alcaldes en los municipios del estado Bolívar fueron dados a conocer así: Clemente Scotto, de Caroní; Manuel Vallés, electo alcalde de la Gran Sabana (PPT-MVR) (sustituye a Ricardo Delgado). Lenin Figueroa, alcalde de Heres (reelecto); Coromoto Lugo de El Callao (reelecto -MAS). Luis Troconis (AD) de Cedeño. Manuel González reelecto en Roscio.
Clemente Scotto Domínguez ya había sido alcalde de Caroní. De hecho fue el primer alcalde a raíz de las primeras elecciones para alcaldes de Venezuela que se realizaron el 3 de diciembre de 1989.
La siguiente elección se efectuó en mayo de 1992, siendo reelecto el mismo alcalde. En el año 1996 fue electa la profesora Pastora Medina, como alcaldesa del municipio Caroní, hasta julio del 2000. A partir de esa fecha Antonio Briceño, quien en las elecciones de noviembre de 2004, fue reemplazado por Clemente Scotto Domínguez, también llegó a ser presidente de la CVG. Aspiraba a la Gobernación del estado Bolívar después de Andrés Velásquez, pero tal aspiración quedó frustrada por la división de la Causa R, movimiento político y obrero que había nacido al calor de los matanceros.
Clemente Scotto, de sólida formación humanística en la parisina Universidad de la Sorbona, me regaló el libro “Para hacer que la democracia funcione” de Robert D. Putnam, prologada por él -la edición en español- y en la cual recoge esta frase de Cavour: “Hemos hecho Italia; ahora nos falta hacer italianos”. ¿Acaso él quería plegarse a ella con relación a Ciudad Guayana?
Actualmente y desde el 23 de noviembre del año 2008 ejerce como alcalde de Caroní. José Ramón López Rondón, quien pidió a la Cámara permiso temporal de noventa días para poder someterse a una operación quirúrgica necesaria para su salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada