martes, 8 de septiembre de 2015

Las huelgas de Sidor

El 2 de mayo de 2004, la huelga de los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco llegó a su final.  El Sutiss levantó la paralización  en horas de la mañana-  más de 80 millones de dólares en pérdidas dejó este paro, sin embargo, aún no se había  cuantificado la suma de pérdidas globales en todo el sector siderúrgico nacional.
Los casi 20 días de paralización privaron a la principal industria siderúrgica del país de producir más de 200 mil toneladas de productos terminados.
Los trabajadores pusieron fin a la huelga luego de aceptar un bono de 3 millones de bolívares otorgado por el Gobierno nacional  para cada uno de los sidoristas amparados por la convención colectiva,
Cuatro años después, la siderúrgica hubo que nacionalizarla, pero aún así, el 30 de septiembre 2013, los sidoristas volvieron a estallar en huelga.  La nacionalizada Siderúrgica del Orinoco (Sidor), vino a reanudar  sus operaciones al término de quince días, por reivindicaciones salariales que mantuvo paralizadas las instalaciones y que, según fuentes sindicales, volvió a dejar  millonarias pérdidas.
Los trabajadores decidieron poner fin a la huelga luego de que  la empresa, que está en manos del Gobierno tras su nacionalización en 2008, se comprometió a honrar las exigencias de los sindicatos, como el pago de aumentos con carácter retroactivo y otros complementos salariales.
“Hemos retomado las labores normalmente”, dijo  Yuris Hernández, presidente del sindicato Unidad Matancera, corriente que integra el más amplio Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss). Hernández señaló que por la huelga se interrumpió la producción de barras y placas de acero y se dejaron de facturar unos 250 millones de dólares al quedar suspendida la producción y los despachos.
Los trabajadores exigían al Gobierno un nuevo cálculo para el pago de utilidades -participación salarial en base a los beneficios de la empresa-, la cancelación de sumas retroactivas al 2008, el pago de una prima diurna por trabajador y una nueva fórmula para establecer las escalas salariales.
Siete meses más tarde, abril  2014, los sidoristas volvieron a paralizar la nacionalizada planta.  Entonces, el presidente de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), Javier Sarmiento, sostuvo que la acería estatal que llevaba 21 días de paralización por reclamos laborales tenía prácticamente tres meses de huelga intermitente, que han afectado la producción y los despachos.
“Sidor, después de Pdvsa es una de las empresas más importantes del país. Quienes estamos en estos cargos de directores asumimos este compromiso con mucha dignidad, le vamos a hacer frente a todas estas situaciones irregulares y a atender estos compromisos. Vamos a darle cara a todo lo que se presente", dijo a través de un programa radial transmitido por la emisora de la Corporación Venezolana de Guayana.
Dirigentes del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss) convocaron el paro en la noche del 23 de abril para exigir la corrección de los conceptos de la hoja de cálculo salarial, entre los que destaca el factor divisor y la jornada efectiva.
En el primer trimestre del 2014, Sidor produjo 255 mil 499 toneladas de acero líquido, apenas 35% de la meta programada para los primeros tres meses del año de 728 mil toneladas. La cadena de laminación en frío y caliente produce en mínimos en condiciones normales, lo cual ha mermado la fabricación de los subproductos, entre los que destaca la hojalata para envases de alimentos.
En el caso de las cabillas, los despachos en el primer trimestre del 2014 se ubicaron en 30 mil 178 toneladas, que representan el 60% de la meta programada para el periodo.
Más allá de los conflictos laborales, la deficiencia de insumos y repuestos afecta la productividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada