martes, 28 de julio de 2015

El Padre Nieto y la Escuela de Limpiabotas


El 30 de octubre de 2002 falleció el sacerdote Jesús Nieto, de 77 años de edad, quien por más de 40 años dedicó a predicar la palabra del Señor en la vieja Angostura.
Persona conocida como “el santo varón” por las destacadas obras que desarrolló en Ciudad Bolívar. Una de las obras más emblemáticas promovidas por el religioso fue la Escuela del Limpiabotas, donde jóvenes de escasos recursos recibían educación y ropa, para que pudieran defenderse en la sociedad.
El 3 de abril de 1948, el Concejo Municipal de Ciudad Bolívar, bajo la presidencia de Enrique Viccionacee, había decretado la prohibición del oficio de limpiabotas a niños cuyas edades oscilaran entre los 7 y 14 años de edad.
Eran los tiempos de la floreciente democracia implantada por la revolución del 18 de octubre de 1945 que ofrecía rescatar a los niños de la calle de la pobreza mediante programas de alimentación y estudios que les impidiera el trabajo a temprana edad.
Entonces el oficio de lustrar zapatos era común entre los mozalbetes bolivarenses que con su caja bien provista de betún, trapo, cepillo y alcohol, iban desde temprano de un lugar a otro en busca de gerentes, agentes viajeros, turistas y novios encopetados que cuidaban de su figura.
El decreto municipal de Viccionacee tuvo efectos hasta la caída de Gallegos que los limpiabotas volvieron a la calle multiplicados hasta el punto de que el padre Nieto de la Orden Capuchina se vio en la necesidad de fundar una Escuela de Limpiabotas en los bajos de la Capilla del Carmen, diagonal con los almacenes de los muelles del puerto.
El decreto edilicio que puso en ejecución el entonces gobernador del Distrito, Luis Felipe Goubat, se hizo también inspirado en la película El Limpiabotas del director de cine italiano Vittorio de Sica.
El Limpiabotas fue filme rodado en 1946 con actores no profesionales para mostrar la cruda realidad de los huérfanos y el mercado negro de Roma. Vittorio de Sisca también rodó Ladrón de Bicicleta (1948), su obra maestra y una de las mejores películas de todos los tiempos. Fue galardonada con un Oscar a la mejor película extranjera antes de que la Academia de Hollywood estableciese esa categoría. Antes, en 1954, el limpiabotas había sido referido en la película hindú Boot Polish. Asimismo, en el Bolero de Raquel, título que parodia el nombre del Bolero de Ravel, película mexicana que narra las peripecias de un limpiabotas, protagonizada por Cantinflas en 1956.
No obstante que se inventó una máquina para suplantar al hombre en este oficio, la profesión sigue siendo muy común en muchos países, sólo que el adulto ha venido desplazando al niño. El sueldo ganado como limpiabotas es muy variable pero es una proporción significativa del ingreso familiar, en especial si el padre de familia ha muerto o está imposibilitado para trabajar. Los niños de la calle en Ciudad Bolívar basaban su sustento en desempeñarse de lustrabotas como único medio de ingreso o en el peor de los casos limpiando o lavando parabrisas en las calles entre vehículos en circulación.
Cuando lustraban los zapatos solían acompañarse al ritmo de la canción “dámele betún, dámele betún... a la bota” o con la canción “Chattanoogie Shoe Shie Boy”, interpretada por Bing Crosby y Frank Sinatra, entre otros.
James Brown “El padrino del Soul” solía lustrar calzado, cantar y bailar en la novena avenida en Augusta, Georgia. En 1993, la vialidad fue renombrada como él “James Brown Boulevard” en su honor.
Muchos personajes prominentes, mandatarios y artistas, fueron limpiabotas en la primera etapa de su vida. Tenemos el caso del ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva y el ex presidente de Perú, Alejandro Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada