martes, 14 de abril de 2015

Luis Mariano Rivera

El 12 de octubre de 1998, Día de la Raza americana, la Universidad de Guayana otorgó el doctorado Honoris Causa al canta autor y poeta carupanero de 92 años, Luis Mariano Rivera.
Fue un reconocimiento a su extraordinaria trayectoria en el campo folclórico-cultural dentro del marco del VII Festival Nacional de la Voz Universitaria y la Canción Inédita.
Luis Mariano Rivera es autor de bellas canciones musicales: La pascua es hermosa, Cerecita, Canchunchú florido, El mango, La guácara, entre otras que han sido magistralmente interpretadas por renombrados cantantes y agrupaciones.
Posteriormente, el 30 de noviembre de 2000, la Asamblea Nacional le rindió homenaje a Luis Mariano Rivera junto con los también artistas populares Eneas Perdomo y Jesús Sevillano,  en sesión solemne y en presencia de autoridades y personalidades de la cultura.
El orador de orden en la ocasión fue el diputado Alejandro Armas, ex presidente del CONAC y ex viceministro de Cultura, hoy extinto, quien subrayó que es un error que los artistas populares tilden de elite la cultura ilustrada tanto como que esta tilde de antiestética la cultura popular. Ambas deben integrarse en un todo equilibrado y armónico. Citó los casos de Bach, Brahms, Mozart y los nacionalistas del siglo XIX, que tanto influyeron en los músicos latinoamericanos de la primera mitad del XX.
Anunció en su discurso el encuentro nacional de cultura popular en Caracas el 5 de julio de 2001, similar al que organizó Juan Liscano en febrero de 1948 durante la presidencia de Rómulo Gallegos.  El evento concluyó con un concierto a cargo del tenor Jesús Sevillano.
Luis Mariano Rivera Font nació el 19 de agosto de 1906, en un pueblo cercano a Carúpano, Canchunchú Florido, estado Sucre y falleció el 15 de marzo  de 2002 en el mismo lugar natal.
Su vida, como la de cualquier campesino de la zona de Paria, estuvo marcada por las carencias y necesidades que caracterizan la pobreza de las zonas rurales de Venezuela. A temprana edad se quedó huérfano, llegó a ser peón de la hacienda de su propio padre y su educación formal fue sólo hasta el tercer grado de primaria. Sin embargo, a pesar de su condición de ser un casi analfabeto, enseñó que las ganas que dicta la perseverancia por ser un hombre digno pueden ser más fuertes de las que uno cree.
La vida de músico, poeta popular de  Luis Mariano comienza a los 48 años de edad. Él relataba que fue siendo “un viejo” cuando logró “meter un poco de luz” en su pensamiento y fue así como la música y los versos empezaron a dibujar su existencia.
Se le conoció como un músico autodidacta y un hombre de pocas palabras, pero de gran sensibilidad, Rivera solía decir que su primer encuentro con la música fue por pura casualidad. “Fue un diciembre. Mis amigos querían cantar una nueva parranda, pero no tenían idea de por dónde empezar, así que escribí una canción para ellos”.
Hasta el continente Asiático supo del arte de Luis Mariano Rivera, pues el no menos famoso Paul Mauriat versionó la canción “Juana Francisca” y la convirtió en un éxito de la música instrumental en Japón.  Una versión de “Canchunchú Florido” realizó la  Orquesta Filarmónica de Londres.
Han reconocido su vida artística la Fundación Pampero, la Universidad de Oriente, Cementos Caribe y la Fundación Tradiciones Caraqueñas que han realizado producciones discográficas antológicas para enaltecer las creaciones del “Cantor de Canchunchú”.
Del mismo modo, la vida de este oriental ha inspirado canciones como “A Luis Mariano”, del musicólogo Rafael Salazar y “La Canción de Luis Mariano”, de Alí Primera.  Sus canciones asimismo interpretadas por  Morella Muñoz, Jesús Sevillano,  Juan Carlos Salazar, Gualberto Ibarreto,  Cecilia Tod, Lilia Vera, Simón Díaz,  Un Solo Pueblo y Serenata Guayanesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada