lunes, 20 de abril de 2015

Ha muerto Florencio García Morales


El médico dermatólogo, Florencio García Morales, falleció el sábado 18 en Ciudad Bolívar a  la longeva  edad de  88 años.  Fue presidente del Concejo Municipal  de Heres, fundador con su colega Francisco Battistini de los cursos de post grado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Oriente  y hermano del ex ministro de cultura Luis García Morales.
         Nacido en el barrio Santa Ana en 1927, tiempos del Gobernador Silverio González y de una nueva reforma constitucional para prolongar la vida de Juan Vicente Gómez en el Poder que al parecer es la desiderata de todo analfabeto funcional  que llega al Palacio de Doña Jacinta.
         Florencio, de prosapia libanesa por línea materna, era vecino de los Sambrano y los Inaty, también de sangre libanes que tenían sus establecimientos mercantiles en la misma calle límite de la Guzmán Blanco (Perro Seco) o Calle El Poder, poder no sólo por las transacciones fluviales de  cabotaje y fuerza comercial del sector sino porque cada vez que los conflictos armados pretendían tomar la Plaza de Angostura comenzaban por allí.
         Contemporáneo con Florencio García Morales eran en pintor Jesús Soto,  Monseñor Constantino Maradei, Vicente Latorraca, y con ellos nadaba en el Orinoco hasta la isla El Degredo.  Con ellos estudió también las primeras letras en la Escuela Moreno de Mendoza que le dio paso en los años cuarenta al Grupo Escolar Estado Mérida, por lo que sus maestros fueron Domingo Maestracci, Teodorita Méndez, Carmen Luna Lezama, María Antonia Mejías Luis Afanador, docentes de una calidad enervada en las escuelas modernas actuales amenazadas por un Proyecto 15 educativo donde los alumnos llegarían a ser algo así como borregos.
         El bachillerato lo cursó en el Liceo Fernando Peñalver hasta el cuarto año.  El quinto y último en el Liceo Fermín Toro de Caracas  en esta ciudad se quedó para seguir la carrera de medicina en la Universidad Central de Venezuela, donde se graduó de médico cirujano junto con Oscar Montes, Gilberto Ríos y Antonio Sucre Figarella y posteriormente se especializó en dermatología para prestar servicio en el Hospital Ruiz y Páez que entonces funcionaba en el hoy Palacio Municipal
         Florencio García Morales ejerció la medicina como un apostolado. Él lo decía y de ello se manifestaba orgullo en su edad avanzada.  En eso se distinguía de la mayoría de los médicos de este siglo que aprovechan o ven la profesión como una oportunidad nada despreciable para enriquecerse y son unos cuántos quienes se han hecho famosos no por lo que sirvieron humanitariamente sino por lo que tienen materialmente..
         Alguna vez le oí decir que la conducta profesional y social  no solamente del médico sino de las enfermeras  hasta la mitad del siglo anterior era otra comparada con la de ahora que ni siquiera le dan los buenos días al paciente cuando pasan revista en las camas hospitalarias,
Era partidario y abogó por ella en todos los seminarios, de la medicina preventiva.  Creía que la solución de la salud pública está en la medicina preventiva,  en una amplia y sostenida política de prevención.
Su sensibilidad social reflejada en el ejercicio de la medicina buscó desde su juventud un atisbo en le política, consciente que desde el poder en cualquiera de sus escalas es posible hacer mucho por el bien de la salud de la comunidad que a su juicio no depende sólo del tratamiento medicinal en sí,  sino del tratamiento sanitario mejorando los servicios públicos  de cloacas, agua potable, deposición de la basura, inspección de los alimentos y eliminación del polvo y la contaminación. 
De allí que cuando estudiante haya sido miembro de la “Juventud Venezolana”  que luego se diseminó o terminaron afiliados muchos de sus miembros en diversos partidos. El se quedó desde entonces en Acción Democrática, donde desempeñó importantes funciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada