martes, 27 de septiembre de 2016

Primeros carnavales bolivarenses


Los primeros carnavales bolivarenses comenzaron con el siglo veinte, pero no elegían reinas y estaban sujetos a una programación que comprendía desde carreras de caballos hasta subir la cucaña, como los de 1902.  El Carnaval de 1904, por ejemplo, se inició con 17 disparos de cañón, luego reunión en la esquina Curamichate de comparsas y disfraces para el paseo cívico muy de mañana.  Al mediodía, almuerzo popular.  Por la tarde, Cucaña y descabezamiento de pollos y por la noche juegos artificiales.  Al siguiente día, carreras de saco.   Ataque del sexo feo al parque carnavalesco custodiado y defendido por las muchachas del barrio La Concordia.  Piñatas, trampolín y sartén.  El tercer día, paseo en coches y caballos amenizado con orquesta, desafío de gallos, comparsas de máscaras, palo encebado o cucaña, música, fuegos artificiales, baile popular, iluminación y variedad de bombeadores.  La octavita, reservada para los niños, estaba circunscrita a un baile infantil en la sede del Colegio Nacional.
         En los carnavales de 1917 se elige por primera vez una reina a través del voto popular con valor determinado.  Una persona podía votar tantas veces de acuerdo a su capacidad económica, de suerte que la candidata o aspirante que más vendiera votos era indiscutiblemente la Reina. Ese año, la candidata que más vendió votos fue, no podía ser otra, Lina Mercedes Torres, la hija del Presidente del Estado, General Marcelino Torres García, a quien conocí ya anciana en su casa de la calle Bolívar, adquirida por la Alcaldía para sede de la Fundación Parapara.
La elección o escrutinio de los votos vendidos se efectuaba en la sede del Club de Comercio que entonces quedaba en el Paseo Orinoco haciendo esquina con la calle Constitución.  Por cierto que Lina, ya electa Reina de Carnaval 1917, renunció por la muerte de una hermana del Presidente del Estado; pero la suplente, Amelia Casalta, con 12.938 votos, también renunció por aquel prejuicio social tan difundido de no querer ser “plato de segunda mesa” de manera que la tercera en el orden, señorita Salvadora Vivas, se alzó con el cetro.
En 1929 rigió el mismo sistema para elegir a la representante de Bolívar al Concurso Nacional “Señorita Venezuela”, mes de septiembre.  No se admitía el vocablo “Miss” de la actualidad. En tal ocasión, Trina Mercedes Reyes, ganó el título Señorita Bolívar en representación de la revista “Hogar” que se editaba en Buenos Aires, pero que circulaba profusamente en la capital bolivarense.  A Trina la conocí siendo maestra y dirigente del MEP.
         El título de “Miss” se puso en boga para el Concurso de belleza de 1938.  Miss Bolívar entonces fue María de Lourdes Battistini, para competir en el certamen Miss Venezuela. Ese año, entre las mujeres bellas de Ciudad Bolívar, aparecían Luisa Teresa Acosta, Mercedes Alvarado, Sofia Paravisini, Francia Damián, Catalina Enet, Luisita Sucre (tía de Leopoldo), Esperanza Mares y Olga Puppio, quien llegó a ser Directora de Educación y Cultura del Estado siendo gobierno Copei. Sofía Silva Inserri fue la primera bolivarense electa Miss Venezuela.  Ocurrió el 7 de junio de 1952 en Valle Arriba Club de Caracas.  Fue electa con 90 puntos y sólo tres de ventajas sobre Ligia de Lima, la aspirante más cercana.  Vilma Viana Acosta obtuvo el tercer lugar.  Sofía, nativa de Tumeremo, aspiró igualmente al trono de Miss Universo en Long Beach, pero quedó distante de la representante de Filandia, Armi Kuusela.
         Como Miss Venezuela visitó Ciudad Bolívar invitada por la VII Asamblea Ordinaria de la Federación Médica Venezolana realizada en agosto del 52 y presidida por el bolivarense doctor Said Moanack.
        



No hay comentarios:

Publicar un comentario