jueves, 15 de septiembre de 2016

La Miss Bolívar del 45


María de Jesús Silva Inserri, poeta y escritora venezolana nacida en Upata, fue la Miss Bolívar 1945, pero no pudo concurrir al Miss Venezuela.  Quien si pudo y con mucha fortuna fue su hermana Sofía en 1952 dándole orgullo a su tierra al erigirse en la primera guyanesa que ascendía al trono de la mujer más bella de Venezuela.

         A María de Jesús la conocimos en una de sus visitas a Ciudad Bolívar, donde estudió y fue secretaria de la Alcaldía como entonces se llamaba la Prefectura.  Desde allí realizó una campaña notablemente efectiva a favor de la creación oficial del Cuerpo de Bomberos.
          Cuando la conocimos, llevaba setenta y tantos años a cuesta, pero sin perder la elegancia y el glamour que le valió en su juventud ser candidata por Bolívar a Miss Venezuela cuando, por supuesto,  no era Osmel Sousa el que elegía a través de un jurado, sino el pueblo con votos que costaban medio real.  El concurso se suspendió por el golpe cívico-miliar  del 18 de octubre del 45 que derrocó al Presidente Isaías Medina Angarita.
         María de Jesús vino como todos los años a reencontrarse con el Río Padre y a saludar como se estila cuando florece un año, a familiares y amistades.  La escritora alojada en la casa de Ligia Trota aprovecho la ocasión para participar en una tertulia sobre su obra  (Versos al viento, Narciso  y otros relatos,  Poemas, Homenaje y 350 Reflexiones) un miércoles a las siete de la noche en la Casa de la Poesía.
         El sábado, con vianda de morocoto salpreso, charlamos con la escritora,  quien formaba parte del Consejo de Redacción de la Revista de la Fundación Editorial Chacao, y nos enteramos de muchas cosas buenas, malas y curiosas como la visita en 1931 de Rómulo Gallegos a Ciudad Bolívar e interior de Guayana tratando de familiarizarse con el ambiente de su novela Canaima.  En esa ocasión, el ganadero Rafael Lezama, le obsequió un baile en su honor en Tumeremo, donde el novelista disfrutó bailando fox trot con María Isabel Inserri y otras muchachas de provinciana belleza.
         En los años cincuenta, ya haciendo vida en Caracas, María de Jesús le tocó bailar paso doble en dos ocasiones con el General Marcos Pérez Jiménez y confiesa que al dictador las manos le temblaban.  Pérez Jiménez después, impresionado por la belleza de la muchacha, le mandó a ofrecer de todo para que fuese su novia.  El mensajero personal del Gordito de Michelena era El Platinado y la joven toda ofendida lo mandó a resguardarse en las faldas de su progenitora.  La represalia vino en seguida, a su hermana Elvira la metieron presa y a su padre que había sido Juez le quietaron la pensión.  María de Jesús tuvo que irse para Nueva York.
         El fox trot era el baile de moda de los bolivarenses por los años treinta a pesar de que este baile binario anglosajón que significa paso de zorro, comenzó a popularizarse en 1913.  El charlestón, baile americano,  es posterior, se puso de moda en 1926 y reapareció en los años setenta.
         Vale  decir  que a finales de los años 40, cuando era la Secretaria del Alcalde de Heres, Francisco Quintero Dugarte,  realizó una campaña ardorosa a favor de la la creación del Cuerpo de Bomberos de Ciudad Bolívar y una colecta pública de 8 mil dólares hizo posible la adquisición del carro bomba traído de Estados Unidos. Fundó posteriormente el Consulado de Venezuela en México y allá contrajo matrimonio con Carlos Alberto Feeldach Alarcón, profesor de idiomas de la Universidad Autónoma de ese país.
A raíz de su visita a Ciudad Bolívar, María de Jesús Silva Inserri inició con el columnista una buena amistad y nunca ha dejado de llamar por teléfono para enviarme libros, entre ellos, “Historias del 28” de Manuel Acosta Silva y “Descripción Geográfica de la Guayana”, escrito por el ingeniero de la Marina S. Bellín con prólogo de Caupolican Ovalles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario