viernes, 2 de octubre de 2015

Muerte en el 2004 de tres guayaneses destacados



DAVID MORALES BELLO
El Dirigente histórico de AD falleció el 14 de abril.  La ley de derechos humanos fue su legado. Los chavistas le negaron el minuto de silencio en la Asamblea Nacional.
Adeco tenaz, jurista y defensor a ultranza de las libertades; así resumen muchos de los que le conocieron la personalidad de David Morales Bello, líder de Acción Democrática y ex senador de la República.
Pero sin duda alguna, pasará a la historia dos hechos puntuales: su desempeño como presidente del antiguo Congreso de la República durante el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez y la elaboración de la Ley sobre Derechos Humanos. distinto al común de los políticos, no fumaba, no bebía, un gran luchador sano, muy facundo y fecundo.

RAFAEL PINEDA.
El 18 de mayo falleció uno de los más prolíficos escritores nacidos en Guayana, Rafael Pineda tenía publicados más de 70 libros, muchos de ellos giraban acerca de temáticas relacionadas con la historia venezolana y su región de nacimiento. La partida de Pineda generó una serie de pronunciamientos en su honor por parte de ,renombrados hacedores de arte, críticos literarios, compañeros de tertulias, amigos de infancia y corresponsales epistolares.
Uno de los más claros expresando su sentir fue el escritor y crítico de arte Carlos Maldonado-Bourgoin. "Con Rafael Pineda se va un estilo de intelectual, que hoy día poco existe. En realidad, hoy los intelectuales están más pendientes de su persona que de la labor que están realizando. Rafael Pineda era un hombre que siempre tenía una palabra oportuna, que siempre le daba la mano a quien lo estaba buscando, que regañaba a la gente cuando lo merecía, que daba un consejo, una recomendación, por tanto era un hombre que estaba al servicio de la cultura, más allá que de la persona".

SÓCRATES MEDINA
Sócrates Medina, rector fundador de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, Uneg, falleció en Ciudad Bolívar debido a un paro respiratorio, según conoció el 29 de septiembre de 2004
Medina, médico de profesión, dirigió la Uneg desde su creación en 1982, hasta 1986, cuando entregó el cargo a la doctora Aline Lampe.
Para el momento de su muerte, se desempeñaba como profesor de la Universidad de Oriente, en la capital del estado.
Sus restos fueron velados en la Funeraria Memoriales Bolívar. y sus familiares, colegas universitarios y amigos le rindieron tributo póstumo en la sede de la Escuela de Medicina de la UDO, en Ciudad Bolívar, antes de su sepelio en el Jardín Metropolitano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada