domingo, 2 de agosto de 2015

La muerte de Héctor Mujica

El 17 de febrero de 2002, a los 74 años, puesto que había nacido en Carora el 10 de abril de 1927, murió en su retiro merideño Héctor Mujica, figura importante de la política, la docencia, el gremio de periodistas y periodismo mismo.
Militante a lo largo de casi toda su vida en el Partido Comunista de Venezuela, del que se separó una década, antes de morir, Mujica fue uno de los puntuales de la desaparecida Asociación Venezolana de Periodistas (AVP) y del Colegio de Periodistas (CNP), su primer presidente. Igualmente fue director de la Escuela de Comunicación Social de la UCV, candidato presidencial, escritor, reportero en la prensa escrita caraqueña y un personaje respetado por todos. Sus restos fueron sepultados en Carora, su ciudad natal.
Héctor Mujica figura como fundador de la Escuela de Periodismo, que luego se convirtió en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, donde desarrollaría su labor docente como profesor titular de la Facultad de Humanidades llegando hacer director de la referida escuela.
En 1944 inició su actividad periodística en Aquí wará para luego continuar escribiendo para el semanario Fantoches, Últimas Noticias, El Heraldo, El Nacional y Tribuna Popular.
Como hecho derivado de su actividad política, debió exiliarse y fungir de jefe de de redacción del diario chileno Última Hora. Fue candidato a la presidencia de la república por el Partido Comunista (PCV) en 1978. Cultivó el cuento y el ensayo. entre sus obras, destacan: Chile desde adentro y Venezuela desde afuera; La historia de una silla (Antonio Leocadio Guzmán) (1958); El imperio de la noticia (1967); El pez dormido (1947); Los tres testimonios y otros cuentos (1967); Las tres ventanas (1970); Confesiones de Daniel Santos a Héctor Mujica (1982) y La noche de los ayamanes (1988),
Héctor Mujica visitó Ciudad Bolívar el 21 de agosto de 1977 y en esa ocasión lo entrevisté no sólo sobre su candidatura vista como incompatible con su permanencia como presidente del CNP a lo que respondió con otra interrogante “¿Por qué tendría que ser el hijo de la panadera?”. En cuanto a periodismo dijo que en las universidades venezolanas hay (1977) alrededor de tres mil estudiantes de periodismo y casi todos optan por Relaciones Públicas o Audiovisual. También ocurre que esos “casi todos” vienen de fracasar en otras carreras profesionales, ¿tú no crees que debería regir una selección previa del futuro periodista? - Claro que sí. Yo lo planté una vez. Planté que se hiciese un examen de evaluación para conocer a ciencia cierta lo que llegaba a la Escuela de Periodismo, convencido yo corno otros profesores de que nos estaba llegando una resaca. Los estudiantes que fracasaban en otras carreras optaban por periodismo y entonces propuse en el Consejo de Escuela hacer un examen de evaluación para saber qué nos llegaba y qué le vamos a entregar a la comunidad venezolana. Bueno, me quedé solo. Inmediatamente la federación estudiantil me acusó de reaccionario por pedir no un examen de admisión sino de evaluación a fin de disuadir a aquella gente que ser vía para todo menos para periodista. De manera que esto no fue posible porque en este país entre demagogia, populismo y represión todo anda mal. Este es un país que anda de cabeza en vez de andar de pie sobre la tierra anda de cabeza sobre la tierra.
En cuanto al periodismo impreso, por qué llega a él tan pocos profesionales. Sencillamente porque están muy mal pagados. Los muchachos optan por Relaciones Públicas y Audiovisual porque allí ganan más dinero. Entonces, la muchachita recién graduada hija de papá y mamá, antes de casarse ya está ganando 4 y 5 mil bolívares en una oficina de relaciones públicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada