martes, 3 de marzo de 2015

La muerte de Doña Mercedes



El 17 de enero de 1997, la prensa registró la muerte de Doña Mercedes Febres Alcalá de Natera, a la edad de 95 años. Matrona ejemplar, viuda de Brígido Natera Ricci, magistrado, docente y fundador del diario El Bolivarense.
Doña Mercedes como era conocida por los citadinos bolivarenses, destacó en su juventud como soprano lírica, actuó en el Teatro Bolívar y en varias iglesias de Caracas.
Cursó francés e italiano a la edad de doce años con el doctor Miguel Emilio Palacios, lo cual le sirvió de mucho en el estudio de canto, pues su repertorio de 30 composiciones, la mayoría ópera, como los dramas La Tosta y Madam Beauterflay de Puccini, había que interpretarlos en italiano o francés. Otras como el Ave María y el Tantunergo, tenía que ser en latín. A los 18 años de edad incursionó en la poesía, animada por el historiador Bartolomé Tavera Acosta, a quien su padre le mostraba sus escritos.
Doña Mercedes, no obstante su avanzada edad, fraseaba la palabra con admirable soltura, tal como lo hacía escribiendo. Escribir. Jamás dejó de hacerlo en sus largos años. Manejaba la prosa y la poesía apegada a una tradición cultural que era la más depurada de su tiempo. Nada ostentosa y de una bondad exquisita. Firmaba sus artículos publicados en los periódicos de la familia con el nombre de la primera letra de su nombre “Eme”.
Su nombre completo era Mercedes Febres Alcalá de Natera. Febres por su padre José Jesús Febres Cordero; Alcalá, por su madre doña Emilia Alcalá Betancourt, y Natera, porque se casó con don Brígido Natera Ricci.
José Jesús Febres Cordero era hermano de Tulio Febres Cordero, escritor e historiador merideño, autor de varias obras, entre ellas, Estudio sobre etnografía americana y Don Quijote en América.
Brígido Natera Ricci también era Alcalá por parte de su madre María Luisa Grillet Alcalá, casada con el doctor Luis Antonio Natera Ricci. Ambos apellidos, Natera y Alcalá, son de origen cumanés, pero el Alcalá está probado históricamente que es el más antiguo de Guayana.
Data desde los tiempos de Diego Fernández de Serpa, fundador de Cumaná en 1569. De aquí se extendió por Guayana a través de doña Isabel de Alcalá, Juan Jiménez Alcalá y Jacinto Alcalá, quienes en 1618 pelearon al lado del gobernador Diego Palomeque de Acuña en defensa de Santo Tomás de la Guayana, atacada por una avanzada de la expedición de Sir Walter Raleigh.
Al tronco de los Alcalá cumaneses perteneció María Manuela de Alcalá, madre del Mariscal Antonio José de Sucre y el prócer José Gabriel Alcalá, firmante del Acta de la Independencia del 5 de julio de 1811 y miembro del Congreso Constituyente de la Gran Colombia.
Radicado en Angostura junto con sus hijos Francisco y Javier, se casó el 28 de diciembre en segundas nupcias con Basilia Espinosa dando él y sus hijos una frondosa, entrelazada y bien ramificada descendencia en la cual se encuentra no sólo María Luisa Grillet Alcalá, esposa del Dr. Luis Natera Ricci, sino Emilia Alcalá Betancourt (upatense) casada con Alfredo Alcalá, descendiente directo del prócer de la Independencia, José Gabriel Alcalá.
Doña Mercedes Febres Alcalá se casó en 1929 con Don Brígido Natera Ricci y de cuya unión nacieron Álvaro, abogado, Juez y editor y director del diario El Bolivarense, fundado por su padre; Berenice, quien fue vicepresidenta de la Línea Aeropostal Venezolana; David José, fundador y director del Correo del Caroní, de TVGuayana y varias radio-emisoras; Alfredo, ex director del desaparecido diario El Pueblo; Luis y Maby, administradores del Correo. Otros cuatro hijos del primer matrimonio de don Brígido Natera Ricci y que fueron igualmente criados por doña Mercedes son: Olga, Telma y los extintos, abogado y poeta Alejandro Natera Contreras y el ingeniero Brígido Natera Contreras, quien fue presidente de Petróleos de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada