lunes, 23 de marzo de 2015

Fallecimiento del Arzobispo Mata Cova


El Arzobispo de Ciudad Bolívar, Monseñor Crisanto Mata Cova, falleció el 8 de enero de 1998 en su pueblo natal de San José Aerocuar y sus restos fueron trasladados e inhumados en la Catedral de Ciudad Bolívar a la que sirvió como su segundo arzobispo durante veinte años (1966-1986).
Monseñor fue sepultado el domingo 11 al pie del altar de la nave derecha luego de las exequias oficiadas por el arzobispo sucesor Monseñor Medardo Luzardo Romero, acompañado de los prelados de Ciudad Guayana, Cumaná, Margarita, Maturín y Barcelona.
Monseñor Crisanto Mata Cova había, después de dos decenios, dejado la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar en agosto de 1986, tras haber renunciado por cuestiones de salud. Le había llegado la jubilación antes del límite de edad que son 75. Monseñor entonces tenía 73 y quiso volver a su lejano y montañoso pueblo carupanero de San José de Areocuar.
A él se le debe la reconstrucción y restauración de la Catedral de Ciudad Bolívar conforme a los planos originales hallados en los archivos de Indias, la organización del Archivo y Biblioteca del arzobispado, la iglesia de El Perú, el Colegio Cristo Rey y obras de acción social con los indios Panare en el Cuchivero y en barrios de la ciudad como Virgen del Valle. Auspició la creación de la Diócesis de Guayana al frente de la cual el Papa designó a Monseñor Francisco de Guruceaga.
El 14 de diciembre de 1982, el Concejo Municipal de Heres, entonces presidido por la concejala Doris Rosales, declaró a Monseñor Mata Cova, Hijo Ilustre de Ciudad Bolívar.
Monseñor Crisanto Darío Mata Cova fue el segundo arzobispo de Ciudad Bolívar y murió donde, nació, es decir, en San José de Areocuar, estado Sucre, el 25 de octubre de 1915. Cursó los primeros estudios en los seminarios de Cumaná e Interdiocesano de Caracas, pasando luego a Roma, al Colegio Pío Latino Americano. En la Universidad Central de Venezuela recibió el título de Doctor en la Facultad de Ciencias Eclesiásticas. Su ordenación sacerdotal ocurrió en Roma el 8 de abril de 1939 después de desempeñar varios cargos en su Diócesis, como el de párroco del Valle del Espíritu Santo, fue electo obispo de Cumaná el 21 de octubre de 1949. Consagrado Obispo el 13 de noviembre del mismo año, tomó posesión de la Diócesis el 19 de noviembre. El 30 de abril de 1966 fue nombrado segundo Arzobispo de Ciudad Bolívar, tomando posesión de la Arquidiócesis el 9 de julio de ese mismo año, con el lema de su escudo “Hagamos bien a todos”.
Guayana, tan inmensa y en constante y violento crecimiento demográfico a causa del desarrollo minero, hidroeléctrico e industrial, se le escapaba de las manos y para aliviarle la carga el Papa le asignó obispos auxiliares. Inicialmente Monseñor Francisco de Guruceaga y luego Jesús Núñez Viloria. El primero electo luego obispo de la Diócesis de Margarita y el segundo, obispo de Ciudad Guayana en 1986.

No hay comentarios:

Publicar un comentario