jueves, 26 de febrero de 2015

Las cenizas de Ricardo hoy al Orinoco


Hoy cuando cumpliría 80 años de vida, el Río Padre recibirá las cenizas de Ricardo D’Marco Espinoza, conocido bolivarense profesional del Derecho, juez, docente universitario y presidente que fue de la Asociación de Criadores de ganado y productores rurales del estado Bolívar durante cinco años.
Su viuda Saidia Alvares, nacida en Upata, abogada y juez de carrera, hoy jubilada, cumplirá la voluntad última de su marido, contraria a la tradición del túmulo funerario. El ritual de las cenizas humanas tan de costumbre hoy es antiguo y de origen mediterráneo. Aunque de madre venezolana, su padre, al fin, tenía esa procedencia. Es decir, el padre de Ricardo, fue Domenico D’Marco Magurno, italiano llegado a Ciudad Bolívar de once años de edad apenas. Aquí en la capital del Orinoco contrajo nupcias con Rosa Elena Espinoza, con quien tuvo diez hijos, Ricardo era el segundo de ellos y el que tuvo mayor figuración pública, destacó en su carrera.
Ricardo D’Marco Espinoza, nacido en Ciudad Bolívar el 26 de febrero de 1935 cuando ya agonizaba la longeva dictadura del gomecismo y se abría en Venezuela la perspectiva del sistema de la convivencia democrática, estudió en el primer Liceo de la ciudad, el Peñalver, del que sería más tarde por compensación su profesor de la cátedra de Historia de Venezuela al igual que lo fue en el Fermín Toro de Caracas.
Graduado en la UCV en agosto de 1961, fue jefe del servicio de negociaciones del Banco Obrero de Caracas para tres años luego continuar de retorno a su ciudad natal en ejercicio pleno de su profesión sin que le impidiera su carrera de docente durante 36 años en el Núcleo Bolívar de la Universidad de Oriente, específicamente en la cátedra de Legislación Minera-petrolera y Deontológica del ingeniero, además de consultor jurídico de la misma institución, como lo fue también de la VI División de Infantería de Selva y de la Gobernación del estado Bolívar.
Su tiempo le llegó a alcanzar para la actividad gremial que lo llevó a ser presidente del Colegio de Abogados y de su Tribunal Disciplinario. Conjuez de diversos Juzgados de primera instancia en lo Civil y Mercantil, juez encargado del Juzgado de primera instancia en lo penal.
Ricardo D’Marco tuvo destacada figuración como fundador junto con Raúl Villegas de la Asociación de criadores de ganado y productores rurales surgida a raíz del gran debate sobre la necesidad de mantener al estado Bolívar libre de la Fiebre Aftosa que estaba diezmando la ganadería en otros estados de Venezuela.
Bolívar era uno de los pocos estados de Venezuela libre de aftosa y los ganaderos deseaban que así se mantuviera por la salud y conservación de la propia ganadería. Pero otra corriente interna del gremio ganadero sostenía que era una postura nada favorable desde el punto de vista del desarrollo y economía ganaderos, pues permitía hacia afuera un fluido de cabezas superior al de ingreso por lo que era preferible convivir con aftosa manteniéndola a raya a fuerza de vacuna.
Ese año -1964- la nueva Asociación emergió con 170 ganaderos debidamente inscritos, pero de todas maneras la aftosa se metió a través de un contrabando de ganado por El Palmar. Raúl Villegas estuvo presidiéndola por el lapso de dos años y fue designado “Ganadero del Año” más tarde por la Federación Nacional de Ganaderos.
Figuración destacada tuvo igualmente Ricardo D’Marco en la privatización del Banco Guayana del cual fue presidente, hoy absorbido por el Banco Caroní, El Banco Industrial absorbió la mayoría de las acciones en 1984 y éste pasó a ser simplemente Banco Guayana. Pero en marzo de 1996, el 80 por ciento de las acciones del Banco Guayana fue adquirido por un grupo guayanés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada