miércoles, 11 de febrero de 2015

La Catedral de Ciudad Guayana


El 20 de octubre de 1997, la CVG, representada por el director general, José Rafael Orsoni, entregó 200 millones de bolívares a la Fundación Catedral de Ciudad Guayana en el acto de su instalación por el Obispo de la diócesis Monseñor Ubaldo Santana.
Creía entonces Monseñor, y así lo anunció, que dentro del lapso de cinco años Ciudad Guayana contaría con su Catedral de hacerse efectivo el apoyo prometido por el Ejecutivo Nacional, la Gobernación del estado, empresarios y pueblo en general.
Los arquitectos Julián Ferris y Jaime Hoyos, por solicitud del ministro presidente de la CVG, ingeniero Leopoldo Sucre Figarella, trabajaron desde 1986 en el proyecto de construcción de la Catedral de Ciudad Guayana en la zona UD-251, Cruz del Papa en Puerto Ordaz.
Consta de 91 planos y estará integrada por el Templo, la Curia Diocesana, casa parroquial, área para administración y servicios comunales, residencia de monjas, plaza con monumento a la virgen, más espacio para misas multitudinarias y estacionamiento para 150 vehículos. El Templo en sí tendrá capacidad para 1.200 personas, ambiente de nave central, vestíbulo, coro, 2 capillas, depósito, circulación y oratorio.
El complejo ocupará un área de 15.113 metros cuadrados y la Catedral tendrá una altura de 33 metros, 40 de ancho y 60 de extensión. Desde ella se podrá dominar parte del paisaje del río Caroní y la Presa Macagua II.
El Proyecto Catedral, según describe el plano, es en sí un conjunto de edificios que tiene como centro el Templo Catedralicio, fue diseñado por los arquitectos Jaime Hoyos y Julian Ferris, Premio Nacional de Arquitectura en 1965; pensado no solo con la finalidad de prestar un servicio religioso a la feligresía católica sino también con el propósito de contar con un conjunto de gran valor arquitectónico y artístico de sello guayanés y venezolano que atraiga por su funcionalidad, su belleza y su fuerza contemplativa.
En el diseño del templo se prevén ciertas soluciones utilizadas en la construcción de una catedral gótica, como el empleo de arbotantes y virtuales, en una estructura que albergará un espacio interior libre de columnas para una visión abierta de la liturgia y del diseño interior del inmueble, favorecida por una suave inclinación del piso que dará lugar a un aproximado de mil feligreses bajo un techo permeabilizado en metal cobre, material que, con el paso del tiempo adquirirá matices verdes.
La estructura de la Catedral de Ciudad Guayana remitirá numéricamente a la edad de Cristo: 33 metros. Cuenta además con tres torres. Dos anteriores y una posterior. Las anteriores albergarán dos capillas: el Bautisterio, lugar donde se ubica la pila bautismal, y el Sagrario, guarda del Santísimo Sacramento. La torre posterior ubicará al altar mayor y la sacristía. Bajo la nave de la catedral se abrirá una cripta mortuoria para fines de inhumación de los prelados. Por otra parte, la altura del edificio permitirá un sistema de ventilación natural y la inclusión de vitrales que regulen su iluminación diurna.
En la fachada del edificio se encontrará un gran balcón desde el cual será posible oficiar misa a un estimado total de tres mil almas que se aglomerarían en la plaza frontal, la cual estará coronada por una fuente de agua en la que se planea destacar una escultura de la Virgen María a un lado de la catedral e independientemente de ella al estilo de algunas iglesias italianas, un campanario dispuesto en un estanque dictará con sus sonidos la agenda litúrgica.
Es la idea de los arquitectos Julian Ferris y Jaime Hoyos que la Catedral de Ciudad Guayana sea también un complejo patrimonial de valor artístico. Por ello, aspiran que los vitrales, las estaciones de la pasión de Cristo y otros detalles del imaginario arquitectónico eclesial de este proyecto, sean desarrollados por los mejores creadores venezolanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada