viernes, 21 de octubre de 2016

Ramón Isidro García Gil (Tabaquito)


A Ramón Isidro García Gil sus amigos y copartidarios le endilgaron el remoquete de “Tabaquito”, acaso porque era adicto al tabaco habanero, el mismo, aunque de menor calidad, que sensibilizaba la percepción del héroe de la II Guerra Mundial, Sir Winston Churchill.
         Se veía Ramón Isidro muy orondo con su tabaco, no sólo por su humo aromático provocador, sino por el color característico del mismo armonizando con su piel mestiza rozada por el ambiente quejumbroso del barrio Negro Primero donde había nacido él y su misma familia fundadora del sector junto con otras familias que luego destacaron en su profesión como lo Zurita.
         De allí emergió a la vida pública cuando apenas era un mozalbete.  Pero no es lo más curioso, sino que habiendo nacido en un barrio pobre, sin preparación intelectual aunque despierto y  facundo, llegó a ser edil, dirigente sindical y Vicepresidente del Concejo Municipal de Heres.
         Devoto de Jóvito Villalba, a quien trataba de imitar la tonalidad de su discurso, se fue un día a Caracas con los dirigentes de URD Humberto García, Pablo Guerra, Oswaldo Curra y Adolfo Thali a hacer un curso sindical que aprovecharon muy bien pues Adolfo Thali terminó siendo presidente del Sindicato de la Siderúrgica y él del sindicato de la CANTV pues su gerente Lozano Villegas le había dado allí un puesto como cobrador.
         Un día lo enviaron a Caicara a preparar el ambiente para una posible visita electoral de Jóvito.  Le dieron para sus gastos diez bolívares y asombrosamente regresó con cinco.  En inusitado alarde de honradez y mística militantes devolvió los cinco bolívares a René Vhalis, responsable de las finanzas, con el agregado de una vianda de las típicas y dulces arepas de Coroba.
         En cierta ocasión le oyó decir a Horacio Cabrera Sifontes que si por desgracia llegaba a quedar inválido, sobreviviendo en silla de rueda, no vacilaría en darse un tiro y Ramón Isidro García Gil estuvo de acuerdo con el escritor.  Pero fue incapaz de hacerlo el día en que de tanto fumar fue víctima de una trombosis cerebrar.  De todas maneras falleció meses después, irónicamente, poseído por una millonaria suerte en la lotería de la que también era adicto inspirado por el humo aromático de la cumarina de su tabaco.
El Barrio Negro Primero donde nació Ramón Isidro, pertenece hoy a la Parroquia Vista Hermosa.  Es ya un sector urbano importante limitado por la Avenida 17 de Diciembre, los Farallones del Río San Rafael, el Barrio Angostura y la Avenida Nueva Granada.  Tiene su placita y una escuela, la Bethel, fundada por el pastor evangélico José Luis Orsetti. 
A Negro Primero (Pedro Camejo), muerto en la Batalla de Carabobo, los miembros de una hermandad de espiritistas que lo invocan con ron y tabaco al igual que a otros difuntos, quisieron erigirle una capilla, pero el obispo Crisanto Mata Cova movió sus influencias y lo impidió, de todas maneras vecinos trabajan para que lo mismo que hicieron con Páez en La Mariquita, le erijan un busto al valiente Negro Primero en la Placita del barrio. 
Entre los primeros pobladores de ese sector en los años 40, están la familia Zurita, la Familia Mota, la Familia Aparicio, la Familia Morillo y la Familia García Gil, a quien pertenece Ramón Isidro García Gil, quien fue dirigente sindical, edil y Vicepresidente del Concejo Municipal de Heres.
Por el sector de Negro Primero pasa la quebrada de “Quita Calzón” donde ocurrió el primer accidente de automóvil por volcamiento y cuyo nombre responde según la leyenda a un negro cimarrón  morador de esos predios, que le embestía de noche a los transeúntes y los despojaba hasta de sus calzones.








No hay comentarios:

Publicar un comentario